Piñera, el imputado

"Algo huele a podrido en Dinamarca", W. Shakespeare.

Chile se ha destacado en el concierto internacional, en estos últimos días, no precisamente por noticias positivas, al contrario, por algunas dan vergüenza ajena. El Presidente de la República, Sebastián Piñera, está en el peor escenario posible cuando es cuestionado por obscuros manejos en detrimento fiscal.

Y no por lindo como señalara un senador de sus filas, dado a sus reiteradas malas costumbres reñidas con la moral y la ética en materias relacionadas con sus negocios familiares, que comprometen el prestigio de la nación. Prestigio que nos ha costado tanto ganar, y fácil es de perder.

Publicaciones en portadas tan gravitantes como The Washington Post de EE.UU., de The Guardián de Inglaterra, El País de España, o Le Monde de Francia, por nombrar algunas de los más importantes, han hecho tristemente célebre al Mandatario chileno, calificándolo políticamente corrupto.

Se refieren a los actos cometidos por funcionarios o autoridades públicas, que abusan de su poder o influencias al realizar un mal uso intencional de los recursos financieros y o humanos que tienen a su alcance, anteponiendo su interés personal o los de sus familiares y adláteres, para conseguir ventaja ilegitima, en forma turbia, privada y secreta.

La investigación realizada por Ciper y LaBot descubre, entre otras, una transacción al filo de la ley, en un paraíso fiscal, y sobre todo con daño ambiental irreparable, en caso de consumarse tal genocidio ecológico único en el planeta.

El destacado y pertinaz politólogo Jorge Palma señala que la contumacia del Presidente está en signos evidentes, reiterativos e incontrolables: obsesión compulsiva sin terapia, falta absoluta de contención personal, en materia de dinero.

"No deja de ser curioso que la carrera político-empresarial del susodicho esté jalonada de especulaciones, engaños, deslealtades, trampas, colusiones, saltarse las filas, información privilegiada, financiamientos irregulares, abusos de influencias, triangulaciones, nepotismo, y como si fuera poca cosa hasta empresas zombis".

Una larga lista, aun cuando no exhaustiva ni necesariamente cronológica que lo involucra: Banco de Talca, el bullado caso Cascadas, Chispas, colusión LAN Cargo, Penta, Soquimich, triangulaciones Chilevisión, aportes ilegales grupo Said, forwad con Bancorp, sociedades truchas en Panamá, Exalmar, Asipes y Corpesca, son algunos procesos conocidos.

La gota que rebalsó el vaso es el reactivado caso Dominga, con los nuevos antecedentes aportados por los "Pandora Papers", que obligaron a la Fiscalía Nacional a reabrir de oficio una investigación contra el empresario-presidente, por la venta de la minera, cuyo fin fue evadir impuestos.

Debiera derivar en una segunda declaración de reo: de la primera lo salvo Mónica Madariaga, la sobrina del general dictador y ministra de Justicia, a raíz del juicio por el Banco de Talca; la justicia injusta, donde sólo la pobreza se encarcela.

Le recordarán, sus amigos de la derecha pinochetista: haber entregado la Constitución del '80, propiciado el principio del fin de las AFP (creadas por su hermano José) con los retiros del 10%, a buena hora; reprimiendo brutalmente el estallido social del 18-O, con violaciones masivas a los DD.HH. de quienes legítimamente protestaban por tanta ignominia.

Las acusaciones no son menores, de algunas podrá zafarse con el staff de abogados que contrata; la causa penal de la Fiscalía, con dedicación exclusiva de la persecutora, es por corrupción, cohecho, coimas y reiterados abusos del cargo que aun ostenta.

La Honorable Cámara de Diputados y Diputadas, con acuerdo total de la mayoría de los comités de oposición, presentaron en conjunto un libelo acusatorio constitucional, que de aprobarse significará la destitución del cargo presidencial. 

Son muchas las heridas que urgen ser sanadas. Necesitamos un liderazgo basado en el esfuerzo y la voluntad de gobernar, a partir de la promesa de no robar, no mentir, menos traicionar al pueblo

Un cambio de régimen, no de inquilino, es lo que se espera y se requiere, en paz y con la confianza de que la sabiduría popular sabrá escoger los caminos, que nos conduzcan a una gobernanza segura. Se acerca el día en que tu voz, en las urnas, se escuchara fuerte y clara. Junten rabia compatriotas que no hay mal que dure cien años, y no existe gente en el mundo que lo resista.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas