¿Qué Pasa con la Presidenta?

Por fin claramente el país presencia un debate ideológico, aunque sus actores pretenden o incluso ignoran que lo sea. Un medio de prensa, con ideología claramente de derecha, trasciende un comunicado online donde las imágenes públicas de figuras políticas de derecha, centro e izquierda incluida la Presidenta se ven contaminadas con operaciones ética y legalmente cuestionables, al día siguiente el medio se retracta de la comunicación y la “corrige” dejando sólo a la Presidenta involucrada.

La Presidenta inicia una querella judicial, pero no como tal, sino que como simple ciudadano. La trifulca que se arma es de proporciones: que la Presidenta no puede atacar la libertad de prensa, que ha sido un error político, que la Prensa cometió un error ético pero no legal, otro ex presidente opina que él no habría actuado así, y “ques’to que l’otro”.

El drama es que Chile no quiere ir a fondo en las ideologías que mueven a los países, gobiernos, capitales y en general a la decisión humana. El error más grave ideológico lo cometió el medio de comunicación, por su soberbia y arrogancia.

En Chile, al simple ciudadano lo cuesta entender que los poderes fácticos, habitualmente ocultos son al final los que manejan las políticas y los destinos de los pueblos. Por favor, dejemos de creer que el Golpe Militar que exterminó a la Unidad Popular y otras fuerzas políticas fue causado por Allende y su gobierno.

El Golpe se venía preparando desde el éxito de la revolución cubana y el fracaso de Francia y USA en la Indochina y posteriormente el Vietnam. USA no podía tolerar otra Cuba en América y se alió con todas las fuerzas locales especialmente con la derecha económica y los altos mandos militares para orquestar la ineficiencia de Allende y su caída, con la complicidad de partidos de centro.

Fue claro el poder de la derecha empresarial de los medios de comunicación de masa que se alió con los golpistas y después con la Dictadura Cívico-Militar-Neoliberal. Todavía siguen teniendo una posición ultraderechista que prácticamente domina más del 90% de los medios de comunicación. Pero todo esto es aceptado por el ciudadano corriente al parecer sin mucha crítica y le cuesta creer estas relaciones con los poderes reales nacionales y transnacionales.

Por eso este error comunicacional es muy grave. Cuesta convencer al ciudadano corriente que los medios de comunicación aliados con la oligarquía (que son la misma cosa)  pueden cambiar Presidentes, borrar parlamentos, hacer que la democracia sea una entretención electoral intrascendente. Se habla del cuarto o quinto poder para estos medios. El error lo percibimos, y ya que estamos en un proceso de instrucción cívica, cuando nos fijamos en la ideología.

La ideología es la visión y valoración de mundo (incluyendo sus creencias) que la persona tiene desde donde toma decisiones, ninguna decisión puede tomarse que no esté inserta en esa ideología. Luego la ideología se manifiesta al atribuir valores a un conjunto de conocimientos o datos. La ideología es en general inconsciente e implícita y se manifiesta explícitamente en las concepciones políticas o las decisiones con trascendencia social como es ésta de este periódico.

Ahí está el error grave, el atribuir diferentes valores a las personas y a sus acciones según sean de derecha o izquierda es una propiedad fundamental de la ideología y hasta ahí todo estaría normal; pero usar el poder de un medio de comunicación importante para primero desparramar críticas morales contra varios representantes del espectro político incluyendo a la Presidenta y luego decir que se ha “corregido” en la versión papel dejando sólo a la Presidenta como “sospechosamente inmoral” sin tener ninguna prueba, para ver si pasa o si queda algo en su desprestigio, no es posible, negar a esta acción la intención de un montaje ideológico nítido y claro a todo ciudadano.

Esto es totalmente independiente de las discusiones sobre libertad de prensa, difamación indebida de prensa, ética profesional, error político de la Presidenta, etc. con lo que se pretende disfrazar el problema, aunque sean temas pertinentes.

Este medio, parece que no se ha dado cuenta de su soberbia y arrogancia y le mandó un mensaje implícito a la Presidenta, ¿quién dirige, de facto, las cosas aquí? Usted tiene un poquitito de poder no más y si reacciona demandándonos, la acusaremos y le montaremos otro escenario peor aún con todos nuestros medios, tome en cuenta que no son pocos y los internacionales, que nos son muy favorables como otrora, como una demente conculcadora de la libertad de prensa.

Es decir un montaje ideológico con amenaza y todo. Obviamente todo esto implícito, aunque el error fue explicitar lo más importante y es la escala de valores (ideología), que deja en claro a la ciudadanía como se han manejado ésta y todas las otras instancias que culminaron con los horrores que todos conocemos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas