Tierra de nadie

Durante los últimos meses nuestro país ha enfrentado una convulsión social que logró posicionar diversas demandas, ante las cuales se ha intentado dar respuestas, pero éstas lamentablemente no han sido suficientes para evitar reiterados episodios de violencia extrema.

Son tiempos difíciles, no hemos logrado restaurar del todo el orden público para devolver paz y seguridad a la ciudadanía. Hoy pareciera que muchos compatriotas viven en tierra de nadie, sobre todo en la que ha sido denominada la “Zona Cero”, el entorno de la Plaza Italia en Santiago, donde la intolerancia se ha tomado el debate público, y donde cualquiera puede hacer lo que se le antoje, sin el debido respeto por normas que como sociedad hemos acordado.

Chile es una República democrática, gracias a lo cual contamos con el respeto de nuestros Derechos para poder convivir. Si bien, en episodios históricos hemos perdido ésta estructura, siempre hemos logrado acuerdos para recuperarla.

Por tanto, el Estado de Derecho debe cuidarse e incluso imponerse mediante las herramientas que la normativa vigente nos permite, porque cuando el Gobierno no hace respetar el orden y seguridad pública, finalmente puede romperse este pacto social que es nuestra Democracia.

Sólo como ejemplo, el día viernes 13 de diciembre, con un pequeño afiche difundido en las redes sociales, se anunció un concierto musical con grupos nacionales históricos en la Plaza Italia a partir de las 17.00 horas. Sin embargo, este evento no tuvo un proceso regular de autorización, con el que debe contar toda convocatoria masiva.

¿Qué fue lo que ocurrió esa tarde? Nuevamente el caos y el desorden público se apoderaron de las calles que rodean el lugar que se ha vuelto el ícono del estallido social. Por enésima vez quienes viven o trabajan en la “Zona Cero”, tuvieron una jornada de violencia, ya que sin su consentimiento han tenido que aprender a convivir con diversos episodios de enfrentamientos, con el vandalismo, incendios, destrozos, saqueos y el olor a gas lacrimógeno, porque hace más de 60 días enfrentan un toque de queda de facto. 

Quienes residen en la “Zona Cero” reviven prácticamente a diario, los efectos de esta convulsión, donde no se respetan sus Derechos Humanos, porque han perdido el Derecho a circular libremente por el lugar que en algún momento eligieron para su residencia y han perdido el Derecho a su propia seguridad peligrando sus inmuebles particulares, su fuente laboral e incluso hasta su propia vida. 

¿Porque la Plaza Italia ha terminado convirtiéndose en una zona de sacrificio? En un Estado de Derecho nos hemos olvidado de todos ellos, su zona de confort terminó transformándose en un lugar donde se hace todo lo que no se puede hacer en otras partes. Desafortunadamente, por una falta de gobernabilidad, les hemos arrebatado su derecho a vivir en paz.

La situación es francamente preocupante, la pérdida del respeto y sujeción a las normas que regulan nuestra vida en sociedad es alarmante. Todos los ciudadanos tenemos un acuerdo de facto con el Gobierno de turno; cada uno de los chilenos trabaja, vive y se desenvuelve con cierto grado de seguridad gracias al pacto que nos permite sobrevivir en este territorio.

El Estado de Chile tiene un deber con todos y cada uno de nosotros, de hacer respetar y asegurar el cumplimiento de estas reglas básicas de trato de la sociedad en su conjunto, puesto que, si no se realiza, seguiremos acercándonos cada día más a la “tierra de nadie”, en la cual, los únicos gobernantes serán el caos y el desorden.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas