El debate de los antiácidos

En los últimos años estudios publicados han advertido una cierta relación entre el consumo frecuente de antiácidos y el desarrollo de enfermedades como anemia, osteoporosis, infecciones intestinales y hasta cáncer digestivo.

Sin embargo, la Sociedad Chilena de Gastroenterología ha respaldado la evidencia científica sobre los beneficios terapéuticos de ellos - como los inhibidores de bomba de protones (IBP) - para tratar afecciones gástricas como hemorragias digestivas, el reflujo gastroesofágico, úlceras o complicaciones asociadas.

Aún cuando son medicamentos de venta libre y ampliamente consumidos en Chile y el mundo, existe un amplio desconocimiento acerca de sus funciones y las consecuencias que su abuso puede generar.

Por ejemplo, el omeprazol es uno de los IBP más conocidos y su función es impedir la producción de secreciones ácidas, mientras que los antiácidos - como la sal de fruta - actúan directamente sobre ellas neutralizándolas.

No obstante, existen ciertas alertas por parte de la FDA (Food and Drug Administration) y la EMA (European Medicines Agency), organismos responsables de la regulación y expendio de medicamentos en Estados Unidos y Europa, respectivamente, sobre el uso prolongado de estos fármacos y en dosis mayores a las recomendadas.

Se pueden observar efectos adversos que van desde calambres estomacales, alteraciones en la respiración, alcalosis sistémicas, efecto rebote (mayor secreción de ácidos), constipación y confusión mental, hasta un mayor riesgo de fracturas (por menor absorción de calcio), déficit de hierro y vitamina B12, y enfermedad renal crónica, entre otras.

Asimismo, podrían reducir la absorción de otros medicamentos, preocupante si se trata de enfermos crónicos, o generar interacciones si se mezclan con sustancias como el alcohol, disminuyendo el efecto de los antiácidos y provocando mayor irritación del estómago, lo que empeora el malestar.

Por esto, las dosis adecuadas variarán según el tipo de antiácido a consumir y de las patologías propias del paciente.

A pesar de que son medicamentos seguros y de gran eficacia, la supervisión médica es fundamental ya que en situaciones, tiempos y dosis adecuadas, su beneficio clínico es mayor a sus potenciales riesgos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas