La salud al banquillo de los acusados

Impacto han provocado en nuestros medios las cifras que trae OECD en su informe sobre Salud en 2011. Para algunos es el suicidio, para otros la obesidad, y los accidentes de tránsito. Claro, dejamos de ser los mejores de América Latina para pasar a ser los malitos de la OECD, aunque no tanto porque los ex socialismos reales de Europa del Este lo hacen peor.

¿Qué hay detrás de estos números?

Son conocidas las cifras, pero dichos por otros suenan como más terribles y deprimentes.

Salud al banquillo de los acusados una vez más.

Por eso primero hay que decir que la mayor parte de los problemas de salud reflejan nuestras carencias sociales profundas y acumuladas, nuestro modelo de sociedad y de desarrollo que acentuó el individuo por encima de la comunidad y nos hizo “competitivos” en vez de “solidarios”.

Son los Determinantes Sociales de Salud, sobre cuya relevancia han hecho notar grandes pensadores y especialistas en medicina social.

El británico Sir Michael Marmot inauguró su Comisión OMS en Chile en el 2005 y el Presidente Lagos fue uno de sus entusiastas Comisionados.

Se habló “de profundis” sobre las desigualdades entre pobres y ricos, mujeres y hombres, empleados y desempleados, jóvenes y viejos, sobre las inequidades que sobrevienen, de la importancia de la lucha contra la pobreza, salieron a la luz el efecto del desempleo en salud, la mala urbanización y la vivienda mínima, la segmentación y guetización de nuestras comunas periféricas, el tabaco, al alcohol, la comida chatarra, la violencia y la inseguridad. La pérdida de las redes sociales y la mala calidad de la educación.

Todo al mismo tiempo. Eso en que el alcalde Peñalolén y el de Puente Alto están tan de acuerdo y tienen razón.

Segundo, salud es intersectorial, suma y no divide.

Este informe de la OECD debió haber sido presentado por el titular de Salud acompañado por el de Transporte, el de Vivienda y Urbanismo, el de Medio Ambiente, el de Agricultura, el de Interior, del Desarrollo Social, el de Cultura que siempre se salva.

Sí, porque ¿quién le pone el cascabel a la Escuela de La Greda?

¿Quién acorta las 4 horas de viaje diario entre La Pintana y Barnechea?

¿Quién mejora las urbanizaciones deterioradas del Volcán?

¿Quién puede promover la paz en La Legua sin que maten más niños?

En un Chile Potencia Alimentaria ¿quién puede proveer de 5 porciones de fruta y verduras al día para todos los chilenos a un precio razonable?

Salud es el indicador final de la calidad de vida de la sociedad, los determinantes sociales de la salud necesitan la atención de todos, siempre y con intensidad.

La acción médica sólo responde por un tercio del resultado final. Lo demás es tarea de todos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas