José Piñera, o de cómo no defender un modelo

Si el regreso de José Piñera a Chile tenía por objeto defender el cuestionado modelo de Administradoras de Fondos de Pensiones, que diseñó y ejecutó en los años 80, entonces no cabe sino calificar tal retorno como un total fracaso.

A diferencia de lo que hace un buen defensor de sus ideas, su exposición solo provocó mayor animadversión a ellas.Sus duras, petulantes y vociferantes opiniones en los distintos programas a los que fue invitado, así como su falta de empatía respecto de los perjudicados por el sistema, generaron el efecto contrario al que deseaba. Probablemente hoy, gracias a él, haya más detractores de la capitalización individual que los que había la semana pasada.

Hay que hacer la diferenciación entre el mensaje y el mensajero. En otros términos, ¿tiene defensa el modelo de capitalización individual? Probablemente sí, pero claramente no en la forma como lo hace José Piñera. Aclaro, antes que alguien me acuse de lo contrario, que mi único vínculo con ellas es ser un cotizante más.

El modelo de capitalización individual se justifica cuando se le compara con su antecesor, el de reparto. Quebrado desde los años 60, generó que la mitad de los pensionados de la época no tuvieran fondos de jubilación e incentivó que sólo los afiliados a cajas de pensiones de entidades poderosas recibieran la llamada “perseguidora”, consistentes en percibir el último sueldo previo a la jubilación. Los demás, claro, eran perjudicados.

O sea, la inequidad hecho sistema. Nadie sensato podría pretender retornar a el.También se justifica al constatar que la rentabilidad de los fondos de pensiónha sido mayoritariamente positiva a lo largo del tiempo; o sea, que en el largo plazo ni nosotros ni las AFP hemos perdido dinero sino, más bien, lo hemos ganado.

Pero pese a que hayan hecho bien su trabajo, las pensiones siguen siendo bajas Sin duda eso justifica un ajuste mayor al modelo de las AFP, incluso un completo cambio de institucionalidad de seguridad social. Pero a mi juicio tal ajuste no significa su desaparición ni el fin de la lógica subsidiaria del Estado.

Al contrario, sería buena idea mirar nuevamente su modelo original, que solo propiciaba beneficio para las administradoras cuando ellas hacían bien su trabajo y generaban incremento de las pensiones.Recordemos que en sus orígenes el sistema cobraba una comisión alta, pero garantizaba una rentabilidad de UF+4% anual.

Si la AFP no lograba ese mínimo de rentabilidad, tenía que compensar con su patrimonio para llegar a ella.Si se siguieran administrando así las jubilaciones, probablemente hoy los pensionados percibirían el doble de lo que reciben por concepto de renta.

Lamentablemente, como ocurrió en muchas otras áreas de la economía, el modelo comenzó a ser alterado en los gobiernos de la Concertación, precisamente a favor de las Administradoras.

Veamos, en el Gobierno de Aylwin, la modificación a los artículos 36 y 37 de la Ley 18481 generó que el promedio de rentabilidad pasara de un promedio mensual a uno de 12 meses, más fácil de cumplir para las AFP y que dificulta que se compense al afiliado por pérdidas, ya que tienen más tiempo para recuperarse.

Posteriormente, bajo el Gobierno de Frei Ruiz-Tagle, la Ley 19.641estableció que el promedio de rentabilidad pasara de 12 a 36 meses, lo que facilitó a las AFP no tener que compensar por baja rentabilidad.

Hasta el gobierno de Lagos la ley exigía que el retiro programado se calculara con la tabla de mortalidad del INE, que estimaba que la vida de una persona se extendería hasta los 85 años.

Desde 2004 en cambio, dicho cálculo lo efectúa la Superintendencia de Valores y Seguros, que ha determinado que los afiliados viviremos hasta… los 110 años.

Con 35 años más de vida, se disminuye artificialmente la jubilación del retiro programado. En el mismo gobierno, la creación de los multi fondos generó que el afiliado fuera el afectado por el riesgo bursátil, pues se trasladó de las AFP a las personas, exactamente lo opuesto a lo buscado en el modelo original.

Finalmente, la ley 20.255 del primer gobierno de Bachelet que estableció la Reforma Previsional derogó el inciso final del artículo 37de la Ley 18.481, eliminando definitivamente los mecanismos que garantizaban rentabilidades mínimas del sistema.

Todo lo anterior explica en parte por qué las AFP obtienen jugosas ganancias mientras sus afiliados obtienen malas pensiones. José Piñera equivocó su ejemplo: el sistema actual, gracias a todos estos cambios, dista mucho de ser un elegante auto último modelo.Se asemeja más bien a uno viejo, al que le quitaron varios de sus sistemas de seguridad. Para los afiliados es como manejar con los frenos malos, sin barras laterales y sin airbag. Estar en el es más un riesgo que un beneficio.

Hoy Bachelet propone, como mágica y urgente solución, una AFP estatal. Pero ello no mejorará en nada la situación Y es que nada mejorará las pensiones mientras el fondo del asunto siga centrado sólo en la administración de los fondos. Podríamos mejorarlas enormemente y aun así sería insuficiente. Las bajas pensiones no necesariamente dicen relación con el desempeño de las AFP, sino marginalmente, porque la clave está en cómo inyectar más fondos a las pensiones individuales.

El sistema de AFP tiene errores, incluso horrores, que hay que corregir.Pero las bajas pensiones dependen en mayor medida de la cotización y en forma secundaria de la rentabilidad que consiga su administrador.

Dependen de la baja inversión de los cotizantes en sus fondos, que los bajos salarios no les permiten incrementar. También de las "lagunas" del cotizante porque sus empleadores no le imponen.Y de la falta de un apoyo subsidiario estatal más decidido a las más bajas.Incluso, como todos los expertos coinciden, habrá que evaluar aumentar la edad de jubilación, medida tal vez necesaria pero, por cierto, impopular. Lo que es un hecho es que no podemos pretender un milagro si no hay inyección efectiva de recursos a las pensiones.

Volver a los orígenes del sistema, aumentar el tamaño de las pensiones y retornar al principio básico en la que el beneficiado siempre debe ser el afiliado y no la AFP debería ser la consigna. Probablemente es ello lo que debió explicar José Piñera, en lugar de pelearse en forma rabiosa y odiosa con sus interlocutores. El punto es que, gracias a sus arrebatos, hoy la defensa del sistema de capitalización individual  es más difícil para quienes creemos en ella, y le hace un gran favor a sus detractores.

Como dice el viejo dicho, “no me ayude tanto, compadre”.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas