¡¡Justicia tributaria ahora!!

Los últimos meses no hemos parado de escuchar que la Reforma Tributaria es inminente.

La discusión comenzó por los economistas y hoy ya se ha transformado en una verdadera trifulca política. Tanto así, que el mismísimo Presidente Sebastián Piñera recogió el guante y tomó el desafío de incluir un cambio a los impuestos dentro de su mandato.

Es más, hace unos días el Primer Mandatario convocó una reunión en su casa para hablar del tema con las cúpulas de la UDI y RN, donde les comunicó que en marzo enviaría al Congreso un proyecto de Reforma Tributaria, el cual está preparando con un grupo asesor formado exclusivamente con este fin.

De acuerdo con lo informado por los medios, Piñera deslizó la posibilidad de subir a 20% el impuesto a las empresas, tal como se hizo invocando la reconstrucción tras el terremoto.

Por otra parte, en la DC se pelean porque la propuesta que presentaron algunos parlamentarios no estaba consensuada.

Y así se tejen y se tejen planteamientos, ideas y discusiones en torno a una posible reforma tributaria. Más allá de todos los conflictos, lo que se debe tener claro es que necesitamos con urgencia mayor justicia tributaria… Los que ganan más DEBEN pagar más.

El 2011 nos dejó como lección que hay sectores de nuestra sociedad que necesitan con urgencia mayor inyección de recursos. Es preciso realizar una inversión social, y aclaro “inversión” porque no se trata de gastos ya que de alguna forma los resultados nos entregan rentabilidad país. Para ello debemos calcular cuántos recursos se necesitan y qué fuentes existen para financiarlos.

Convengamos en que las fuentes de financiamiento más estables para este fin son los impuestos. Sin embargo, la estructura tributaria debe tener una condición sine qua non: Justicia.

Para tener un sistema equitativo lo ideal es que se cumplieran tres condiciones: horizontalidad, verticalidad y sociabilidad.

Con horizontalidad quiero decir que quienes ganan lo mismo, paguen lo mismo.

Verticalidad se refiere a quienes ganan más que paguen más y Sociabilidad se relaciona con el hecho de que si estás contribuyendo a la inversión social del país pagues menos, por ejemplo en el caso de la educación de los hijos.

Es impresentable que las empresas grandes paguen menos en términos de patentes que las empresas chicas. Esto se da porque pagan un porcentaje del capital propio, pero que tiene un tope, entonces como las empresas grandes superan el tope pagan más los chicos que los grandes, no hay proporcionalidad. Similar situación ocurre con la tasa de accidentes de las empresas.

Otro ejemplo de las injusticias del sistema tributario tiene que ver con el impuesto de primera categoría y sus efectos para las personas en los fondos de pensiones.

Como todos sabemos, las AFP están autorizadas a invertir parte de los fondos que administran en acciones en sociedades anónimas abiertas.

Como resultado de esa inversión, los dividendos que estas reciben incrementan el fondo de pensiones que las AFP administran, sin embargo, a diferencia de otros inversionistas, el fondo ni sus afiliados tienen derecho al crédito al cual dichos dividendos dan origen, el que regularmente se representa como una rebaja en el monto del impuesto global complementario de quienes invierten en este tipo de instrumentos.

Respecto al Global Complementario, póngase en la situación que tiene un hijo y gana un millón de pesos al mes, debería pagar un impuesto determinado.

Supongamos que otro señor gana el mismo millón de pesos, pero debe repartirlo entre 5 hijos, sin embargo paga el mismo impuesto que usted… señores eso es injusticia aquí y en la quebrá del ají.

En el caso de los cónyuges, hijos menores de 18 años que trabajan en empresas familiares, o el auto, ¡¡Por favor!! No pueden ser gastos rechazados. Hoy en día se ha demostrado que el auto no es un lujo, pues sirve tremendamente para las pequeñas empresas donde este tipo de bienes son un gran capital.

Ya es hora de que emparejemos la cancha. No puede ser que en los listados de mayores contribuyentes en Chile aparezca sólo un señor propietario de una cadena de bencineras

¿Y los megaricos? Es una falta de respeto para los que se esfuerzan día a día y pagan sus impuestos como corresponde.

Insisto, y no me cansaré de gritarlo, los que ganan más deben pagar más. Antes de reformarlo todo, hagamos justo el sistema. Necesitamos Justicia Tributaria ¡¡AHORA!!

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas