Protección de derechos de los niños migrantes

La crisis de refugiados y emigrantes en Venezuela es la mayor emergencia humanitaria en curso en nuestro continente. Las cifras oficiales indican que más de tres millones de venezolanos han abandonado el país, pero las estimaciones de la ONU incrementan estos números: serían entre cuatro y ocho millones los venezolanos desplazados en los últimos tres años. 

Venezuela se enfrenta a la hiperinflación, a un creciente aislamiento económico y político que ha provocado el cierre de empresas.

También deben lidiar con el alto desempleo, la escasez de alimentos, medicamentos, energía, bienes básicos y una violencia desenfrenada.

Para escapar de la miseria, las familias viajan grandes distancias para ingresar a los países vecinos, generalmente llegando hambrientos, enfermos, sin ningún medio para generar ingresos y perseguidos por las redes de tráfico. 

Aproximadamente 35.000 refugiados y emigrantes venezolanos salen de su país todos los días. Colombia cuenta actualmente con al menos 1.032.000 venezolanos en su territorio, seguido por Perú con 506.000, Ecuador con 221.000, Brasil con 154.000 y Chile con alrededor de 200.000 y en donde casi el 35% corresponde a menores de 18 años. 

Ante la envergadura de esta crisis humanitaria, resulta fundamental entregar propuestas oportunas, con esfuerzos centrados en brindar ayuda inmediata y permitir la inclusión socioeconómica, especialmente para los más vulnerables. 

En esta línea, resulta clave, entonces, mencionar que en conformidad con lo dispuesto por la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), ratificada por nuestro país en el año 1990, “todo Estado parte debe respetar y asegurar los derechos enunciados en este instrumento internacional a todo niño/a sujeto a su jurisdicción, sin distinción alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole”.

Solo así lograremos una real democracia, un real desarrollo, una real sociedad inclusiva que supere su relación de violencia contra la niñez y permita que los niños sigan siendo niños.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas