Brexit ¿y ahora qué?

Esta es la gran pregunta que muchos se hacen tras conocerse los resultados finales del referéndum en que británicos se pronunciaron sobre su pertenencia o salida de la Unión Europea.

Tras el impacto, los eventos se han sucedido velozmente no sólo en el Reino Unido sino también en el resto de la UE y del mundo. Ante el desastre para los partidarios del "Remain", David Cameron a la cabeza, rápidamente el Primer Ministro dimitió de su cargo, asumiendo la responsabilidad que le cabe en la decisión de convocar a este referéndum. En dos columnas que escribí para Cooperativa -en 2013 y otra de la semana pasada- expliqué cómo y por qué David Cameron había tomado este alto riesgo. Un boomerang que se le vino con fuerza y que le costó la salida de su cargo. 

Las interrogantes son muchas. De partida, qué pasará al interior de los partidos británicos. No solo el Partido Conservador salió muy dañado en esta campaña sino que también en los demás partidos quedaron heridas abiertas.

Al interior del Laborismo, los dardos se están dirigiendo a su líder, Jeremy Corbyn, por el rol bastante pasivo en la campaña para defender la opción por quedarse en la UE, la que es mayoritaria - pero no unánime- entre los laboristas. Además resurge el tema de los deseos de independencia de Escocia e Irlanda del Norte.

Los datos muestran una división clara entre estas naciones y lo votado en Inglaterra (con la notable excepción de Londres donde el Remain obtuvo un 75%).

También la delicada situación de Gibraltar, afectada por esta decisión, pone en problemas al Reino Unido.Ampliamente partidarios de seguir en la UE, su vinculación estrecha con España y las ventajas de ser parte del mercado único y de la libre circulación de personas y trabajadores son parte de la inquietud de los gibraltareños o llanitos, como se les llama coloquialmente. 

Ni qué hablar del futuro de las relaciones con sus socios europeos. Deberán negociar no sólo las condiciones de salida de la UE - a la que están vinculados desde hace 43 años - sino que también su futuro estatus con los 27 Estados. Se ha hablado que podrían adoptar el modelo de Noruega, Canadá, Turquía, Suiza o del Espacio Económico Europeo al que pertenecen Lieschestein, Islandia y Noruega o su ingreso al EFTA que incluye también a Suiza. Pero todos esos modelos presentan desventajas para UK y son claramente menos favorables que su actual membresía a la UE. 

Peligroso es también el efecto que se está produciendo en el resto de los países de la UE en que los partidos ultranacionalistas, xenofobos, eurofobos y anti inmigración están aprovechando este resultado. Sus llamados a realizar referéndums en sus países es muestra del efecto contagio que ellos quieren provocar. Dependerá mucho de cómo los partidos pro integración reaccionen a estos desafíos.

La UE, pese a sus deficiencias e incapacidades, sigue siendo el modelo más exitoso de integración de la historia pero su falta de reacción -o tardía acción- para hacer frente a desafíos como la crisis económica y financiera, de refugiados o el terrorismo internacional, han provocado una desafección de los ciudadanos. Las medidas de ajuste, la falta de solidaridad entre los pueblos europeos y de responsabilidad política han hecho mella y han provocado también que británicos hayan votado contra la UE.

El proceso de construcción europea nació como respuesta a las guerras mundiales y al enfrentamiento fratricida que los llevó al desastre en el siglo XX. Fue la estrategia que encontraron los Padres Fundadores de la Unión para trabajar por un continente en paz y que asegurara condiciones de bienestar y paz social. Fue la respuesta al nacionalismos y la división.

De seis Estados fundadores hoy son 28 los países que forman parte de este bloque. Con la salida del Reino Unido se marca un hito al ser la primera vez que uno de sus miembros se retira. Una Unión que se había ampliado durante las décadas, hoy ve cómo uno de sus miembros opta unilateralmente y vía referéndum por abandonarla. Las consecuencias son inciertas pero lo que es claro es que las habrá. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas