El caso de Gabriela Marín

Nuestra región cada cierto tiempo se remece con casos terribles, y el de la joven educadora de párvulos Gabriela Marín quien fue asaltada y violada en las cercanías de la línea férrea de San Fernando y su posterior suicidio basado en la angustia de que sus agresores puedan estar libres es una tragedia que debe tener a su familia sumida en el profundo dolor de recriminarse de si pudieron, tal vez, hacer algo más por ella, acogerla y salvarla, en fin. La Defensoría Penal siempre ha considerado y ha tenido un espacio de respeto y de conmiseración por las victimas sea cual fuere el delito que los golpea.

Sin embargo, no deja de llamar la atención el tratamiento que al caso se le ha dado por parte de cierta prensa local – porque, tan trágico como una muerte por desesperación puede también resultar que alguien inocente pague por ese crimen y de paso, que el verdadero culpable siga transitando por la calles con la tranquilidad que otro esta cumpliendo una condena por su delito.

Esa es la premisa en este caso de la Defensoría Penal – las personas detenidas no son los culpables.

Por ello es que también nos choquea la forma como un medio expone con tanta certeza que a causa de “la libertad posterior de los culpables” Gabriela decidió quitarse la vida. Cuantas veces hemos insistido que no corresponde a la ciudadanía, ni a los medios sancionar ni dictar sentencia morales antes siquiera de conocer los hechos y su detalles.

En la región sabemos de varios casos en que personas inocentes fueron sindicadas como culpables en medios sociales - pública y rotundamente y que luego al establecerse su inocencia, nada se les explica – ni siquiera una pequeña inserción.

Todos deseamos que los culpables de la agresión a Gabriela Marín sean llevados a la justicia – pero en ese afán no habría nada más terrible que cualquier vecino pague por la necesidad de paz y de tranquilidad social.

Sin ánimo de ventilar datos del caso, lo que sabemos es que la víctima señaló no haber podido ni querido mirar el rostro de sus agresores, sólo dio detalles del color de sus chaquetas y Carabineros una hora después de los hechos detuvo a dos jóvenes que estaban fumando a metros del lugar del delito y que vestían un color de chaquetas que coincidía, pero, si eran los culpables ¿se quedaron para presenciar tan de cerca el operativo policial?

De hecho, ellos señalaron de que se enteraron por boca de otros transeúntes incluso antes de que llegara Carabineros de que muy cerca de allí había acontecido una violación minutos antes.

El tercer detenido es un joven que se había bajado de un taxi casi en el momento del operativo y que todos los días transita por ese lugar rumbo a su hogar (venía de la casa de su polola) y llevaba, tal vez, ¿una chaqueta de color equivocado?

Este último imputado es un joven sin antecedentes penales que hace unos días se tituló profesionalmente, ello gracias a que no quedó en prisión preventiva y pudo seguir haciendo su vida mas allá de la angustia personal de ser imputado de un crimen tan horrendo.

Lo más probable es que los hechores - como acontece normalmente hayan huído y se alejaran del sitio del suceso - tal vez para siempre – y que la Fiscalía en clara aplicación del principio de Objetividad no pidiera ninguna medida cautelar para los detenidos frente a la realidad insoslayable de que los antecedentes con los que se cuentan son los mismos con los que se podría culpar a mí o a usted, lector de esta columna.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas