Escándalo

Sabía Ud. que el actual presidente de La Polar Sr. Pablo Alcalde en ese tiempo gerente general de la empresa, obtuvo en el año 2009 el premio “gerente de la década”, en una encuesta realizada por un diario santiaguino a directores y gerentes de las empresas más transadas en la Bolsa. Lo que más destacaron de su gestión, fue la obtención de utilidades crecientes y cuantiosas. (Memoria Anual 2009, La Polar).

Permítaseme un discreto: “Así no Vale”.

Las cuestiones a responder sobre este escandaloso caso son:

¿Cómo es posible que este Directorio presidido por el ex gerente de la entidad no supiera lo que estaba pasando, como tampoco los anteriores directorios, al menos los dos últimos no lo supieron? Para aquellos que no tienen porqué saber de estas cosas, esto es completamente inverosímil, las empresas tienen Comités de Directores cuya función es conocer en detalle la operación de la empresa.

¿Cómo es posible que la empresa auditora haya aprobado los balances respectivos, señalando que “presentan razonablemente, en todos sus aspectos significativos, la situación financiera de Empresas La Polar S.A., de acuerdo con los principios de contabilidad generalmente aceptados en Chile”, sí evidentemente, no era así? ¿Qué clase de auditoría se efectuaba a esos balances?

¿Cómo es posible que las Clasificadoras de riesgo que analizaron la situación de la empresa para permitirle la colocación de varias emisiones de bonos por unos cuantos miles de millones de pesos, hayan asignado una calificación que permitió que actores institucionales, entre ellos las AFP, con platas de los trabajadores, compraran estos bonos de una empresa cuya situación real no era la que se expresaba?

¿Qué rol cumplen los famosos directores elegidos por las AFP entre ellos, los independientes, que no tienen la suficiente diligencia y pulcritud para cumplir con eficiencia su trabajo, representando a millones de trabajadores?

¿Qué pasa con los organismos estatales, superintendencias de Bancos y de Valores que tampoco han sido capaces de resguardar el interés general, y de hacer cumplir la legislación vigente?

¿Cuál es el aporte específico de las sofisticadas corredoras, que aparecen periódicamente en los medios, “recomendando” la compra de acciones como la de esta empresa? ¿Para qué sirven sus departamentos de estudio o análisis si no ven más allá de lo que oficialmente se está informando? ¿Acaso no debieran devolver también sus comisiones mal ganadas con recomendaciones como éstas?

El tema de las tarjetas de crédito de las empresas del retail, hace mucho tiempo que está en cuestionamiento, no se sabe porqué no están reguladas por normas similares a las de del sistema financiero, no se sabe porqué no se ha aprobado una ley que permita conocer en forma consolidada la deuda de las personas incluyendo el retail, no se sabe porqué en general todas las empresas del sector lucran más con la venta a crédito por tarjetas, y por último tampoco se legisla sobre el escándalo que significa reajustes, intereses, comisiones especiales y otras, que multiplican varias veces la deuda original.

Todo esto se ha puesto de nuevo de actualidad a propósito del sucio actuar de la empresa con el gerente de la década, según sus pares.

Una mención especial para el SERNAC que en todo este caos han puesto una nota de cordura entregando la asesoría que se requiere y espera de un ente estatal.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas