Institucionalidad de la DGAC

El 21 de agosto pasado la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) cumplió 90 años al servicio del país, es así como con grato orgullo mostramos al mundo, un Sistema Aeronáutico Nacional que ha alcanzado un grado de solidez que le permite insertarse en este mundo globalizado, produciendo eficiencia y valor agregado, para beneficio del desarrollo nacional.

En ese contexto, esta DGAC se ha consolidado como una institución con un claro reconocimiento nacional e internacional por la excelencia en sus servicios, situación ampliamente reconocida a nivel mundial, tanto es así, que la última revisión del Programa Universal de Auditorías de Seguridad Operacional (USOAP) referida a la Seguridad Aérea, realizada por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) nos ubicó, en el ámbito de la Seguridad Operacional, en el segundo lugar a nivel latinoamericano y en octavo lugar a nivel mundial.

La institucionalidad vigente es una prueba de eficiencia en los procesos, todos revisados por la Contraloría General de la República, siendo la misma institucionalidad que nos rige actualmente.

Dado que el espacio aéreo nacional es uno solo, éste es utilizado tanto por la aviación civil como por la aviación militar, quienes además ocupan la misma red aeroportuaria y sus sistemas de ayuda y protección a la navegación aérea, lo que tiene un carácter estratégico y justifica la actual institucionalidad.

Por otra parte, la opinión vertida por el señor Caro en su columna de opinión de este medio, de fecha 17 de noviembre, cuestionando la institucionalidad de la DGAC causa sorpresa, por cuanto en los cinco años que llevo como director general de la DGAC, y después de múltiples reuniones sostenidas con diferentes asociaciones y organizaciones integrada por funcionarios de esta institución, nunca recibí solicitud o planteamiento para cambiar la institucionalidad de esta Dirección de Aeronáutica, es decir, para dejar de pertenecer al Ministerio de Defensa.

En ese sentido, el Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo de Chile incluso ha planteado crear un Departamento de Navegación Aérea, dependiente de la DGAC en el contexto de la institucionalidad vigente.

También, en esta columna, el sr. Caro afirmó que existirían prebendas y que personas acceden a cargos por una cercanía o cierta puerta ancha.

Al respecto debo señalar que a la fecha todos los cargos de Alta Dirección Pública de segundo nivel jerárquico han sido seleccionados siguiendo el proceso efectuado por el Servicio Civil y los cargos de tercer nivel son concursados de acuerdo al Estatuto Administrativo. Además, todos los concursos internos se dan a conocer a través de las redes internas de difusión institucional.

En consecuencia, el perfeccionamiento del sistema aeronáutico nacional, con sus estándares de seguridad, conocimientos y recursos, debe ser comprendido desde la perspectiva integral de una tarea donde a la DGAC le corresponde la delicada misión de mantener intacto el patrimonio nacional como lo es la seguridad de las operaciones aéreas.

Los logros alcanzados son fruto de un abnegado trabajo de muchas generaciones de profesionales del sector público y privado que nos antecedieron, porque sin la valiosa contribución de todos estos no habría sido posible como de igual forma con la actual institucionalidad que nos rige.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas