Por qué Apruebo una nueva Constitución

Los juristas convencidos que sólo una nueva Constitución puede permitir cambios que pudieren solucionar la desigualdad socioeconómica-cultural, en la distribución de la propiedad y bienes, en educación, salud, salarios, calidad de vida de los chilenos, analizan la Constitución desde sus contradicciones y entre lo que declara y lo que sucede en el país. Daré una visión como genetista, biólogo de poblaciones, antropólogo, moralista, eticista, epistemólogo y ciudadano.

La discusión sobre igualdad y desigualdad humana está resuelta desde el genoma definitivamente. Dos seres humanos difieren en sus genomas en 2 de cada mil nucleótidos y son iguales en 998. Pero el fenotipo o carácter externo del ser humano resulta de la interacción entre el genoma y el ambiente.

Los ambientes materiales varían como el genoma, pero un ser humano está vivo porque tuvo los materiales mínimos de subsistencia que son iguales para todos los seres humanos.

En cambio las diferencias socio-económica-culturales y los fenotipos son enormes y este es el momento constitucional de distribuir equitativamente la riqueza y bienes del país. Todas las constituciones van a tener que cambiar ya que la distribución del ingreso, de la propiedad, del poder, de la información, de la riqueza de redes sociales, del acceso a bienes como salud y educación, etc. es desigual e inaceptable desde el genoma, según el cual el que más tiene de cualquier cosa debería tener 1002 y el que menos, tener 1000.

La igualdad genómica en los seres humanos otorga a todos en promedio las mismas necesidades y suficiencias y obliga a reconocer una dignidad igual para todos, sin importar el trabajo que realicen. Las diferencias en los trabajos que justifican diferentes ingresos se desvanecen.

La Constitución actual privilegiando el sistema capitalista y la actividad privada lleva las injusticias y diferencias al extremo. Necesitamos una nueva constitución que conduzca a la comunidad chilena a borrar las diferencias, injusticias y aproximarse a la equidad en la distribución de la propiedad, poder, ingreso, etc.

En la concepción amerindia del mundo, el ser humano pertenece a la madre naturaleza o a la tierra y no es posible la propiedad de ella ni el derecho de propiedad. No caben las dos concepciones en la misma Constitución.

Si la nueva Constitución quiere verdaderamente respetar la concepción amerindia, deberá introducir la multi-juridicidad. La obligación por ley de aceptar la concepción europea de propiedad y la negación de la pertenencia es una persecución religiosa inaceptable que ha producido numerosas muertes y sufrimiento. Judíos, cristianos e islamitas tienen la misma concepción, “no podrá venderse la tierra a perpetuidad…” (Lev 25,23), y …polvo eres y al polvo volverás (Gen 3,19).

El trato preferencial al privado y especialmente a las empresas en detrimento del Estado y sus empresas debe cambiar radicalmente en la nueva Constitución y una reforma no puede realizar este cambio.

La Constitución actual privilegia al privado y destruye al Estado, en sus empresas e instituciones. Siendo el Estado la organización de un pueblo para su bien común, necesitamos una Constitución que privilegie al ser lo social y colectivo, a todos los chilenos organizados en el Estado de Chile, a las empresas del Estado que deben recuperarse. El artículo 19 N° 21 dice “El derecho a desarrollar cualquiera actividad económica… El Estado y sus organismos podrán desarrollar actividades empresariales… solo si una ley de quorum calificado los autoriza”.

¿Por qué? La constitución que necesitamos debe ir en el sentido reverso. Las organizaciones del Estado deberían ser autónomas y poderse instalar solamente teniendo un programa inserto en el programa de desarrollo del Estado de Chile, que no existe, porque el Estado en Chile está reducido casi a cero, y en la nueva Constitución tendría que quedar establecida su generación.

Es el privado el que debe ser observado con lupa para su instalación ya que debe estar inserto en forma orgánica en ese programa de desarrollo. Siendo el Estado una organización de y para todos los chilenos es urgente que la nueva Constitución defina un Estado sólido, con a lo menos el 51% y a lo más el 62% de la propiedad de todas las empresas que laboran con materiales o bienes de Chile o con sus productos.

La nueva Constitución debe garantizar que Chile y los chilenos sean los propietarios y controladores preferenciales de la riqueza de Chile y terminar con la entrega de los bienes a una oligarquía criolla o a las transnacionales, sin el permiso de todos los chilenos.

Contradicciones o deficiencias ocurren cuando se examinan artículos: “el Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común”. La sociedad desaparece, la sociedad es más que los individuos o seres humanos, que la Constitución cambia por personas, el Estado tiene que estar primariamente al servicio de la sociedad. “Art. 4° Chile es una república democrática”. Falso, República implica que los bienes pertenecen mayoritariamente a los chilenos, aquí más bien pertenecen a la oligarquía y a las transnacionales, es decir es una re-privadísima; democrática significa gobierno y poder del pueblo y de todos por igual, falso porque Chile es una oligarquía, nepótica y extranjerizante; el poder radica en las empresas privadas que siendo capitalistas no tienen nada de democráticas.

En el artículo 19 dice que la ley protege la vida y la integridad física y psíquica, también la vida del que está por nacer, pero a renglón siguiente dice que la pena de muerte se aplicará conforme a ley.

Es una contradicción que tipifica el relativismo ético de la Constitución, necesita cirugía mayor; además se le cayó la integridad espiritual que está consagrada por la misma constitución en el Artículo 1 … que permitan a todos…su mayor realización espiritual... Hay decenas de contradicciones similares. Para qué seguir.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas