Todos y todas con sus armas cargadas

Queda en el camino un Lavín que hace un año se veía como firme candidato a gobernar, pero comenzó a descomponerse con el paso de los meses. Coincidamos que estos tiempos son tiempos políticos acelerados. Estamos metidos en un torbellino. Lavín terminó siendo un verdadero zombi en muy poco tiempo. Carecía de repertorio y eso quedó demostrado en sus presentaciones pueriles y deslavadas. Queda también en el camino el jaduismo -no Jadue ni el PC- sino aquellos que se convirtieron en comisarios y portadores de la verdad y que hoy buscan a un/a candidato/a que verdaderamente los represente.

Punto aparte me parece la coalición entre el FA, el PC y sus asociados. Me recuerda una escena de Tarantino (ahora que lo pienso, es un tópico habitual en su cine) donde todos están compartiendo amenamente; conversan, beben y de repente comienzan a discutir. La cámara se va hacia abajo y logramos ver que casi todos tienen sus pistolas listas para descargarlas en los testículos de sus adversarios. Sólo unos pocos incautos no tienen idea del desastre que se avecina y son los primeros en ser baleados.

Hay que se enfáticos en afirmar, incluso para alguien como yo que en este mismo medio ha sido crítico con el Frente Amplio, que Boric no ganó por un masivo apoyo de la derecha, ésta es una simplificación casi infantil. Boric ganó porqué la votación de Jadue se estancó en su nivel más alto. Pues tenemos que aceptar la comprobación de que el PC creció en esta votación y esto es un tremendo triunfo en un escenario que siempre se supo adverso. ¿Que iba aparecer el tema cubano y venezolano? ¡obvio! El tema de la ley de medios, mal planteado, poco desarrollada la idea. La declaración sobre las pymes, inoportuna. Jadue perdió porqué le faltó buen carácter mediático y, lógicamente, por el anticomunismo. Esto, de seguro, será su aprendizaje personal. Qué esto no es importante, dicen algunos. ¡Claro qué lo es! quién quiere a alguien que se ve como un ogro administrando la casa. Reforzó el imaginario que se tiene sobre el comunismo y, como sabemos, el imaginario controla la sensibilidad y los afectos. La gente vota por estas sensaciones, no por nuestras inteligentes explicaciones.

La derecha, por su parte, se reconstruye sin ascos. Sichel es la versión popular de los órganos ideológicos de la derecha clásica. El producto exitoso del individualismo. Parece decirnos siempre: ¡Yo pude hacerlo, miren mi ejemplo, esfuércense y lo conseguirán! Un neoliberal de tomo y lomo. No tiene nada tan diferente a Piñera, sólo que no proviene de la fronda y eso lo convierte en un lobo solitario que puede ser abandonado mas fácilmente por la "familia". Un gobierno de derecha sería nefasto para este país, pues su capacidad de gobernabilidad es muy baja, su recetario para solucionar problemas es elemental. En algunos casos, palos, en otros, dinero. Eso no basta para el periodo que viene pues serán tiempos turbulentos y de una evidente crisis económica global.

La hegemonía no se construye a partir de las figuras que encarnan algunas ideas en un contexto y momento determinado. Este conjunto de sentidos comunes emerge de las luchas que se dan más allá de los individuos. Toda vez que un grupo, partido o individuo, pretende instituirse como el portador de esa huidiza potencia social que cambió el rumbo de la historia, pierde el sentido de la realidad. Es probable, incluso, que mucho marchante de la revuelta social votó por Sichel. ¿Por qué no? La única certeza que tenemos es que el movimiento social triunfó pues logró crear un marco de referencia donde todos los candidatos deben moverse. Quien venga debe administrar estas nuevas sensibilidades que perdurarán por un tiempo.

Lo que viene es la administración de los nuevos valores nacidos de la lucha social y encarnados en la Convención Constitucional. La izquierda se observa, como muchas veces, caótica, a ratos caudillista, mesiánica y bien intencionada. La derecha, como casi siempre, se observa dividida, pero totalmente convencida de no permitir que las manifestaciones del 18 de octubre, ahora, más encima, logren cristalizar un gobierno. Veremos quien logra triunfar en esta guerra de posiciones que a veces parece una verdadera montonera. Por ahora, todos y todas con sus pistolas cargadas.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas