Anorexia y bulimia enfermedades que proliferan en Chile

Las  actuales  pautas culturales y cánones de belleza entre las adolescentes, que  han determinado la delgadez como sinónimo de éxito social, dando como resultado una sociedad que se vislumbra como un caldo de cultivo y víctima de enfermedades como la Anorexia y Bulimia. La proliferación de estos males provoca un  deterioro físico, psicológico y social en las personas que las  sufren.

Actualmente estamos expuestos a un bombardeo mediático y comunicacional diariamente que promueven estos estereotipos muy poco saludables e inalcanzables, publicitando el uso de tallas cada vez más pequeñas, además del fácil acceso que hay a través de las redes sociales a páginas de internet que promueven el ser cada vez más delgadas.

Los trastornos alimenticios se han transformado en unas de las principales enfermedades que aquejan a la población juvenil en Chile.

Según cifras  del Colegio Médico correspondientes al año 2011, 500.000 jóvenes entre 14 y 30 años de edad sufrían anorexia o/y bulimia, con un 20% de mortandad. Se trata de una enfermedad que absorbe y consume al grupo familiar por completo, por lo que se estima que serían entonces al menos 2.000.000 de personas afectadas en nuestro país.

No existen estudios estadísticos oficiales del Ministerio de Salud sobre este tipo de trastornos, ya que la última cifra entregada por la entidad data del año 2007. Aquí se indicaba que desde el año 2005 al 2007 los trastornos alimenticios habían aumentado en un 97% y en un 115% en el rango etario de 10 a 19 años.

Estas enfermedades requieren ser tratadas a tiempo, de lo contrario, se vuelven crónicas.Según la OMS, del total de pacientes que recibe tratamiento oportuno para combatir la anorexia, después de cinco años, el 12% se vuelve crónica, aumentando hasta el 15% en diez años. Es imprescindible la detección y tratamiento oportuno, antes que la persona experimente grandes bajas de peso, pues los estudios señalan que un 60% mejora si es tratada en los inicios de su trastorno.

El tratamiento de estas enfermedades no es cubierto por ningún plan de salud, ni público ni privado. Teniendo en cuenta que su costo (sólo por paciente afectado y  estable) asciende a $1.000.000 (un millón) de pesos mensuales, sin considerar medicamentos ni exámenes, cifra que aumenta al perturbar el núcleo familiar. Cada uno de los integrantes de la familia tiene que realizar terapias individuales, además de familiares. Así mismo, cuando el enfermo entra en crisis, internarlo, puede llegar a costar $15.000.000 pesos, generando un desastre económico en el núcleo familiar.

Esta enfermedad tiene directa relación con la deserción escolar. Y cuando se manifiesta en edad adulta son discriminadas laboralmente, repercutiéndoles aun más la escasa posibilidad de acceder a un tratamiento por su alto costo.

La Fundación Pesa Tu Vida invita a tomar una posición activa en este tema manifestándose públicamente firmando, compartiendo y difundiendo el documento que se puede encontrar en:www.pesatuvida.cl y enviarlo a  contacto@pesatuvida.cl

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas