¿No le gusta lo que ve? ¡Cámbielo!

El Chile de la crisis por Covid-19 se parece mucho al Chile de siempre. El Estado de Catástrofe decretado por el gobierno ha dado cuenta de un choque fundamental de intereses: por un lado la vida de las personas y por otro el modelo económico que preconiza la libertad económica como elemento central. Lo que queda en evidencia con total nitidez es que la vida misma es una mercancía en la sociedad neoliberal. 

La propuesta planteada por intelectuales de derecha y de centro-derecha de que el Estado tiene como principal papel mantener el orden de la población queda totalmente corta y muestra su miopía e histeria.


El examen para Covid-19 cuesta en Chile 25 mil pesos (con precio fijado por el Estado) mientras en el mundo es gratis. El negocio de la salud, tanto de clínicas como de farmaceúticas, es una grosería intolerable en todo tiempo, pero hoy es un crimen. El Estado debería tener hace días el control de las clínicas privadas.

Es más, esta crisis demostrará la necesidad de avanzar hacia robusto sistema de salud estatal, que incluya a las instituciones privadas.

¿Cuál es el papel de las Isapres hoy? ¿Hay solidaridad en estas empresas? Más en general, se puede dejar en manos de la solidaridad y conciencia empresarial el bienestar de la población. ¡No podemos hacer de la sociedad una Teletón permanente donde el/la presidente/a  sea un Don Francisco eterno! 

La fijación de precios, que permite el Estado de Catástrofe está lejos ejercerse. Ya debería estar fijada una canasta básica de alimentos y productos médicos con un precio especial y sin variación por un periodo de tiempo que será más largo de lo que pensamos.

El Estado no debería pagar un solo peso por la utilización de espacios necesarios para el bienestar de sus ciudadana/os. El arrendamiento de Espacio Riesco es tan grosero que no resiste un análisis racional. Se vuelve a instalar la duda de que alguien ganará dinero durante esta crisis y no serán los más desfavorecidos. 

Los ahorros para la jubilación están pagando el precio de esta crisis global. Chile ha convertido a su población en parte de la banca. Somos especuladores obligados del sistema financiero local y global.

Por tanto, estamos a merced de las sucesivas y frecuentes crisis del capitalismo de los buitres. Las AFP´s deberían ser intervenidas de inmediato para frenar las pérdidas en los fondos de sus afiliados. Es evidente que esta crisis sanitaria pasará, pero la crisis económica continuará por un tiempo. ¿Seguiremos con este sistema irracional de pensiones? 

Como se observa, estamos en el Chile de siempre. La vieja fronda aristocrática por un lado, y la masa de ciudadano/as a quienes nos piden solidaridad y responsabilidad, por el otro.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas