Para ilusionarse

Por segunda vez Chile derrotó a Inglaterra en Wembley.Y de nuevo por 2-0 y Alexis Sánchez repitió la gracia de Marcelo Salas. Los ingleses terminaron abrumados, por “baile” que les dio Chile en el segundo tiempoy fueron aplaudidos por más de 60 .000 espectadores.“Espero, que no nos ganen otra vez” había anunciado en la víspera el DT local, Roy Hodgson.

Chile esperaba cumplir una buena actuación y tomó el partido con Inglaterra como la oportunidad de probar otros jugadores distintos a los titulares y el encuentro también le serviría para ver si la planificación iba de acuerdo a como debía jugar con los grandes del mundo.

Para el técnico de la selección nacional el mundial 20014 empezaba con este partido amistoso, pese a no contar con dos de las grandes figuras del equipo, Jorge Valdivia y Arturo Vidal.

Para el técnico inglés también el partido tenía un carácter experimental y lo miraba con ansias de triunfo para desquitarse de la derrota sufrida en 1998 ante el elenco nacional en la que jugaban Marcelo Salas e Iván Zamorano, pero miraba con respeto a este selección “es un equipo que se para igual en cualquier terreno y junto a Alemania con quien jugaremos en los próximos días, son los mejores rivales que elegimos para nuestra preparación” había dicho el técnico británico.

Y las expectativas se cumplieron tal como lo habían imaginado los dos entrenadores.

Chile cumplió una actuación muy superior a lo imaginado por Sampaoli y fue el rival que esperaba Hodgson. Pero desde luego, en su interior ninguno de los dos imaginaba que Chile ganara por el mismo marcador del último triunfo, jugando con soltura y seguridad y haciendo cambios para probar nuevos postulantes, como los casos de Fuenzalida, Gutiérrez y Carlos Muñoz.

La selección chilena empezó el encuentro tomando mucho cuidado por los pergaminos y condición de local del rival. Sin abrumar al equipo nacional, solo aprovechando sus escasos errores defensivos, los ingleses aparecían como dominadores, pero la defensa encabezada por Marcos González y con el arquero Bravo como gran figura se bastó para detener el ataque de Rooney y Lampard.

La mayor altura promedio (1.80 metros de Inglaterra por 1.75 de Chile) y envergadura física no fue suficiente para superar a la defensa nacional, donde destacaban además de González en forma brillante, Gary Medel por la derecha y Mena por la izquierda, levemente superiores a Isla.

Pero además del desempeño excelente de Medel y Mena, Marcelo Díaz lo hacían en el mismo nivel poniendo la pausa y distribuyendo el juego, con gratos aportes de Fernández y Aranguiz.

En el mismo alto nivel de los anteriores destacaba Alexis Sánchez quien a los 6 minutos aprovechó una buena jugada colectiva, la que terminó en un pase de Beausejour a Mena que apareció como puntero izquierdo y su centro lo anticipó sobre los gigantes zagueros ingleses Johnson y Cahill para vencer al no menos gigante arquero Forster.

A partir de ese instante Chile adquirió confianza se tranquilizó, movió el balón en forma permanente anticipando en defensa como lo había venido haciendo y exigiéndose al máximo con entereza y decisión.

Inglaterra regresó en el segundo tiempo con dos cambios en su ataque y los amplió a cuatro más en el resto del partido sin que pudiera anotar el gol del empate y ni siquiera sobrepasar la defensa rival, donde Bravo, González, Medel, Mena y Díaz seguían siendo grandes figuras.

Sampaoli reemplazó a Fernández por Felipe Gutiérrez y minutos después de este cambio reemplazó a Aranguiz quien sufrió una lesión y más adelante hizo lo mismo con Beausejour reemplazado por Fuenzalida y Jara que ingresó por Isla también resentido levemente y finalmente Carlos Muñoz ocupó la posición de Vargas.

Gutiérrez jugó en el mismo nivel de los mejores y con decisión y fuerza mientras las figuras seguían cumpliendo su alto desempeño.Hubo cinco minutos en que Chile “bailó “a los locales y el arquero Bravo seguía inexpugnable.

Mientras tanto Alexis jugaba como en su mejor época de Colo Colo haciendo fintas y amagues como lo hiciera Marcelo Salas el 98 y culminó su brillante actuación con un gol cuando quedaban tres minutos adicionales tras un excelente pase de Fuenzalida y en que lució su habilidad y técnica.

Fue un comienzo de Chile mucho mejor de lo esperado por la envergadura del rival y por la ausencia de sus dos principales figuras, que ilusiona pensando en el mundial.

Sampaoli ha logrado con el rigor prusiano que ha impuesto en el equipo que los jugadores se entreguen por entero en defensa como en ataque y su fórmula defensiva- ofensiva de anticipos y búsqueda del gol sin temor, augura un desempeño digno en Brasil 2014, más aun que dispondrá de una larga preparación.

Su próxima prueba será tanto o más difícil que la de ayer. El rival será Brasil con quien jugara en la noche del martes próximo en Toronto, Canadá. Los brasileños tienen una larga preparación, además de su reconocida calidad en figuras y juego y será una buena ocasión de probar si el sistema Sampaoli ya se hizo cuerpo en los jugadores.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas