Del aislamiento a la puerta abierta

En los últimos años, el consumidor chileno ha sido testigo de una variedad de escándalos en diversos ámbitos, que han llegado al entorno de las corporaciones. Todo esto ha detonado un importante desencanto del consumidor chileno, generando una fuerte crisis de confianza hacia diversas entidades, incluyendo a las marcas. 

Este consumidor se ha hecho más crítico, más abierto a probar nuevas opciones y salirse de los anteriores convencionalismos. Esta dinámica ha dado pie al desarrollo de nuevas marcas y al crecimiento de las marcas propias, al fortalecimiento de algunos canales de compra tales como las ferias o nuevas dinámicas dentro de los canales, tales como la creciente relevancia de las compras en promoción dentro del canal moderno. 

El aislamiento geográfico que implica contar con fronteras naturales en sus cuatro puntos cardinales había hecho a Chile un país que inevitablemente miraba hacia adentro, luego la dirección económica impulsada por los gobiernos en los últimos años implicó convertirse en uno de los países con más tratados de libre comercio en el mundo. 

La apertura de puertas de Chile con el mundo se ve reflejada por la capacidad que las marcas chilenas han presentado para expandirse recientemente, especialmente en el resto de la región.

Lo anterior se ha observado principalmente en las marcas del retail, que han desarrollado un conocimiento sólido del consumidor, y se han convertido en facilitadores de consumo como es el acompañamiento de los servicios financieros, sus programas de fidelización y relacionamiento, pero sobre todas las cosas construyendo marcas significativamente diferentes dentro de los mercados en donde compiten.

Las marcas del país que se han mantenido en el ranking BrandZ Top 15 Most Valuable Chilean Brands durante los últimos años, han entendido los cambios de una sociedad dinámica y las implicaciones que tiene esto para determinar sus estrategias responden a una vocación genuina orientada al consumidor. 

Como se mencionó, el consumidor chileno se ha convertido en uno cada vez más crítico e informado, ávido de un mejor servicio, enfocado en la inmediatez y apalancado en los desarrollos tecnológicos. El común denominador de estas marcas lo ha entendido. Lo muestra su interés para satisfacer sus necesidades y atreverse a explorar nuevos territorios.

Sin embargo, las oportunidades para fortalecer sus percepciones, su afinidad, diferencia y la capacidad de transmitir sus mensajes de forma contundente aún tiene mucho para crecer.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas