Educación parvularia, avance histórico en Chile

La Presidenta Michelle Bachelet, a lo largo de sus dos periodos de Gobierno, ha encabezado sin duda las transformaciones más importantes en materia de educación parvularia de nuestra historia.

La educación inicial se instaló desde el comienzo como un pilar fundamental de su gestión a través del compromiso de aumento de cobertura como por la institucionalidad creada para ello.

Desde la creación del Sistema Intersectorial de Protección Social e institucionalización del Programa Chile Contigo, durante su primer mandato, así como la  posterior creación de la Subsecretaría e Intendencia de Educación Parvularia durante el 2015 se ha relevado al niño y niña como sujeto de derecho garantizando su acceso expedito a los servicios y prestaciones que atienden sus necesidades y apoyan su desarrollo desde el día de su nacimiento. 

En la Junta Nacional de Jardines Infantiles, JUNJI, hemos redoblado los esfuerzos para seguir otorgando bienestar integral y educación parvularia pública, gratuita y de calidad a niños y niñas provenientes de las familias que requieren mayores aportes del Estado. Ese ha sido nuestro compromiso desde hace 47 años, en los que como institución hemos trabajado incesantemente para otorgar diversos programas educativos que reconozcan e incorporen las potencialidades de los contextos familiares, sociales y culturales, fortaleciendo así una mirada inclusiva, intercultural, positiva y que respeta las diferencias.

Dentro de este trabajo sistemático, el programa meta presidencial JUNJI “Más Salas Cuna y Jardines para Chile” se convirtió en un paso trascendental al instalar como objetivo conceder, entre 2014 y 2018, 50 mil nuevos cupos en educación parvularia.

Un aumento de cobertura significativo que fortalece y democratiza el acceso para todo niño y niña que nazca o llegue a vivir en nuestro país, y que se hace efectiva a través de la construcción de modernas salas cuna y jardines infantiles. Una inversión superior a $430 mil millones de pesos que  significan también una obra significativa para Chile, pues representa un salto cualitativo en estructura y cobertura para la primera infancia de nuestro país. Como Gobierno lo comprendemos como una acción social profunda y ciudadana toda vez que es en sí misma un punto tangible de encuentro entre las políticas públicas y la ciudadanía.

Pero vayamos más allá de los números, la ampliación de cobertura y construcción de nuevos establecimientos que exige el cumplimiento de la meta presidencial representan un avance histórico desde distintas perspectivas: ubicación en todas las regiones del país y en sectores con mayores necesidades, altos estándares de construcción, innovación arquitectónica y diseños que priorizan la mirada del párvulo a través de más espacios para su esparcimiento y desarrollo (aumento de mt2 por niño y niña cercano al estándar OCDE), además de mobiliario que aporta a la experiencia educativa y acorde a la normativa de accesibilidad.

A lo anterior se suma el esfuerzo que a diario realizamos como Junta Nacional de Jardines Infantiles para fortalecer las prácticas pedagógicas en nuestros más de 2 mil establecimientos educacionales, promoviendo - gracias a capacitaciones y seminarios - en el aula espacios e interacciones cuidadosamente intencionadas para que niñas y niños, en compañía de educadoras, técnicas y sus familias, sean protagonistas absolutos de su educación de acuerdo a sus  necesidades particulares.

Esta mirada de educación parvularia con equidad social y calidad da cuenta de la visión política de la Presidenta Bachelet, quien tiene la convicción de que es necesario otorgar igualdad de oportunidades a niños, niñas y familias que más lo requieren para avanzar hacia la universalidad de la oferta pública y hacer de Chile un país más justo e igualitario.

El compromiso del Gobierno es apoyarlos en el cuidado de sus hijos e hijas desde el momento en que nacen, y la JUNJI toma esa responsabilidad como propia, pues somos la puerta de ingreso para que todos los niños y niñas formen un Chile donde primen la justicia y la igualdad.

La reforma educacional sigue avanzando y nos invita a seguir luchando por convocar una educación de calidad desde el inicio. Es por ello que como JUNJI reafirmamos nuestro compromiso con las profundas transformaciones que se están implementando con la convicción de que el trabajo que realizamos, junto a la comunidad, permitan que nuestros niños y niñas alcancen la equidad social que anhelamos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas