Demasiado humana

          

                      

“Favour” (Favor), de nueve meses se orinó en los brazos del médico cuando la sostuvo en brazos ante las cámaras fotográficas.

Originaria de Mali, perdió a su madre embarazada en el viaje a Lampedusa, que antes de morir ahogada, la entregó a otra refugiada.

El médico dijo que se había “hecho pipí” encima de él, lo que le permitió sentir la belleza de la vida en ella, pero los animales y el ser humano, se orinan frente al horror que genera lo desconocido.

Frente al horror de la inhumanidad.

Un niño se orina de miedo.

“Favour”, se orinó ante la mirada de los desconocidos que la fotografiaban. En su cara no hay una sonrisa, sino el desconcierto por no sentir la calidez y el aroma de un abrazo de amor materno.

Su pequeña mano oscura izquierda- en la foto del diario-,  toma con timidez el cuello del uniforme azul del médico junto al borde de su estetoscopio, ansiando sentir la piel luminosa y segura del pecho de su madre.

Los ojos muy abiertos y fijos de ella, se enfrentaron cara a cara con la mirada fría e impasible de la  muerte, y eso no se olvida.

Sólo la transmuta, la mirada del amor gratuito.

Pero ya se han ofrecido familias para adoptarla. El propio médico, de edad avanzada, ya adoptó hace cinco años un tunecino de 17 años.

En la frontera donde lo humano y lo inhumano se hacen difusos, nace la propia humanidad del hombre de manos del amor por el otro, especialmente de los niños, de los más débiles y de los que sufren.

Gracias “Favour”, por hacernos el “favor” de permitirnos contemplar el misterio de la compasión y la bondad. El misterio de lo absoluto y lo sagrado.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas