Golpe bajo a la Democracia española

                                                                                                                      

Lo que faltaba. A las graves consecuencias que el COVID deja en la economía de España, a la compleja alianza política que ha permitido gobernar al socialista Pedro Sánchez y la escapada sin fecha de regreso del rey emérito Juan Carlos I, acosado por sospechas de cuentas bancarias con depósitos millonarios de dudosas procedencias, se suman ahora las maniobras en la oscuridad de un grupo de militares retirados con ansias de poner orden como en los viejos tiempos.

Desde hace meses, ahora se sabe,  decenas de ex militares participan en un chat para intercambiar opiniones distendidas o fanfarronadas, como reconoce uno de ellos, sobre temas actuales. Nada fuera de lo habitual en momentos de confinamiento y de limitaciones en cuanto a reuniones por la emergencia sanitaria que se vive.

La petición de una persona ajena al grupo para ser incluida en el chat - una periodista - puso en alerta a los participantes que sus conversaciones habían trascendido al ámbito público. Las revelaciones de esas charlas no dejan duda alguna que el franquismo ha despertado después de décadas. La presencia en el Congreso del partido de ultraderecha VOX, convertida en tercera fuerza política, ha dado oxígeno suficiente a los nostálgicos para soñar con el régimen  como el de sus años mozos.

Quienes han querido restar connotación a los comentarios de estos 73 militares en retiro empiezan a replegar filas al difundirse detalles que traspasan la línea de la anécdota para ser un delito en toda la regla.

Los ex uniformados, entre ellos antiguos mandos, utilizan un lenguaje burdo y beligerante para referirse a cuestiones políticas de profundo cauce en estos momentos en España. Recurren a conceptos que suelen escucharse en tertulias, debates o tribunas que descalifican y animan la confrontación.

En referencia a los ciudadanos que con su voto han permitido un Gobierno socialista, apoyado por Unidas Podemos, de izquierda, uno de los participantes escribe, “No queda más remedio que fusilar a 26 millones de hijos de puta”.

Otro añade, “Qué pena no estar en activo para desviar un vuelo caliente para atacar a esos hijos de puta”…en alusión a la Asamblea Nacional de Cataluña.

Para ellos el Gobierno “es social-comunista, apoyado por filo etarras e independentistas”.

Las actuaciones del Gobierno en materias de educación, justicia y presupuestos han generado duros enfrentamientos con la oposición.

Ahí se han escuchado estos conceptos que  ahora estos antiguos mandos los han adoptado en sus  contactos en las redes sociales. Lo que preocupa es que estos términos los han utilizado en cartas que han enviado al rey Felipe VI en apoyo a su gestión.

La Ministra de Defensa, Margarita Robles, ha denunciado a la Fiscalía los hechos y considera que ha sido una “gran cobardía” de quienes se amparan en su condición de ex militares para implicar al Rey o mancillar la imagen del Ejército.

Robles ha hecho llegar el contenido de los chat para que sean analizados y determinar si son constitutivos de delito, cometidos por personas que además pudieran atribuirse la condición de militares en activo, sin serlo.

Es posible que por tratarse de conversaciones   en el ámbito privado el caso no podría prosperar.

En el ámbito político la mirada está puesta en el líder de VOX, Santiago Abascal, al que se le adjudica un saludo a los integrantes del chat.  Dirigentes de ese partido de ultraderecha  desmienten esa versión pero no disimulan su afinidad con ellos.  La congresista Macarena  Olona quién declaró “por supuesto que es nuestra gente”, avala que es de los suyos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas