Menos áreas verdes

Algunos medios de prensa, tanto escritos como audiovisuales, se han referido en el último tiempo sobre el peligro latente que tienen las áreas verdes tipificadas en los planes reguladores como parques intercomunales y parques comunales, ello con ocasión de la caducidad de la declaratoria de utilidad pública aprobada en el año 2004, a través de la Ley Nº 19.939, por el Congreso Nacional a instancias del ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu).

Los parlamentarios de entonces desaprensivamente modificaron el artículo 59º de la Ley General de Urbanismo y Construcciones (LGUC) para establecer plazos fijos de 5 y 10 años para esas caducidades y como ya se han cumplido tales vencimientos, diversos alcaldes con los informes favorables de las secretarias regionales ministeriales (seremis) de Vivienda y Urbanismo han modificados los usos de suelo de ciertas áreas verdes para transformarlos en habitacionales-mixtos con las normas de edificación, establecidas en los planes reguladores, para los sectores urbanos adyacentes.

En la comuna de Pudahuel ya se inutilizaron 7 hectáreas verdes adyacentes a la ruta 68, con los consabidos reclamos de los vecinos que disfrutaban de ellas y en la ciudad de Quilpué sucedió otro tanto con 22 hectáreas.

En la comuna de Providencia el terreno de 7 hectáreas que Aguas Andinas había recibido de EMOS estuvo a punto de caer si no hubiera sido por un sabio fallo de la Tercera Sala de la Corte Suprema.

Con estas caducidades ya se han perdido considerables áreas verdes, no sólo en la región metropolitana de Santiago sino a nivel país y por ello en esos territorios ya se están ejecutando obras de construcción de proyectos inmobiliarios sin que los vecinos de las zonas colindantes dispongan de las herramientas legales para reclamar por esas mermas de parques que generan infinidad de externalidades positivas : mejoran el paisaje, entregan oxígeno, capturan dióxido de carbono y reducen la temperatura, es decir, con las áreas verdes materializadas se mejora la calidad de vida de los habitantes.

Pero no todo es tan malo para los necesarios equilibrios ambientales y paisajísticos de nuestras ciudades, ya que recientemente el Minvu, escuchando a la fundación Defendamos la Ciudad y al Colegio de Arquitectos de Chile, tomó la cuerda decisión de revertir la situación y para ello preparó un proyecto de ley que, estando ya redactado y firmado por los ministros sectoriales, no ha sido posible enviarlo al Senado o a la Cámara de Diputados.

En este mes de febrero los parlamentarios están disfrutando de unas merecidas vacaciones y volverán a Valparaíso en marzo próximo y mientras tanto todos aquellos privados que disponen de predios definidos como áreas verdes, por los cuales justificadamente nunca han pagado contribuciones de bienes raíces, continuarán haciendo gestiones para desafectarlas.

El trámite para ello es corto y el respectivo acto administrativo se publica en el Diario Oficial y así simplemente las áreas verdes desaparecen para siempre.

Cuando se envíe el proyecto de ley en marzo próximo al Congreso los parlamentarios se tomarán un buen tiempo para estudiarlo y objetar algunas disposiciones, lo que retardará en demasía su aprobación dándose pábulo para que continúen campantes las desafectaciones.

Ante este riesgo, proponemos que se llegue a un acuerdo entre el gobierno y las bancadas parlamentarias de ambos bandos para derogar en los primeros días de marzo esta perversa modificación al artículo 59º de la LGUC para evitar las progresivas pérdidas de estas tipologías.

Si se procede en consecuencia, es decir, retrotrayendo la situación tal como era antes de 2004, el Congreso Nacional estará en condiciones de revisar a sus anchas el nuevo texto legal que recibirá en marzo. De esta forma podrán hacer todas las indicaciones que deseen porque tendrán el tiempo que sea necesariopara aprobar la nueva ley sin el apremio de la urgencia.

Esta elemental propuesta ya se la formulamos por teléfono a la División de Desarrollo Urbano del Minvu y ahora esperamos que se realicen las acciones correspondientes pensando en el bien general de las ciudades.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas