¡No pasarán! Chile será la tumba del fascismo

¡No pasarán! El reconocido lema contra el avance del fascismo en tiempos de la guerra civil española ha vuelto a ser utilizado para manifestarnos y advertir sobre los peligros que enfrentamos. En pleno 2021, Chile tiene la opción histórica de prevenir un desastre.

La ultraderecha es peligrosa. En Chile, por culpa de la derecha golpista, nos ha costado años desde el retorno a la democracia recuperar los derechos a los cuales toda la ciudadanía debería tener acceso. Aún nos queda por avanzar para lograr una sociedad garante de derechos sin discriminación por género, raza o clase.

¿Cómo sería, entonces, la vida con el fascismo puro y duro en el poder? Las niñas, niños, niñes, adolescentes, jóvenes, adultos, personas mayores, feministas, disidencias y muchos más corremos peligro.

Natalia Valdebenito dijo: "Si José Antonio Kast es presidente, 'personas como yo podríamos desaparecer'". Algunos se burlaron a través de las redes sociales, pero no deberían. Las palabras de Natalia son ciertas. Nosotres, las disidencias ¿cómo caminamos por las calles del país expresando nuestra identidad sin correr peligro?

Kast es parte del lobby internacional cristiano que presiona a gobiernos y parlamentos americanos para impedir que legislen a favor de lo que las fuerzas conservadoras llaman "ideología de género". Los ataques y crímenes de odio son una realidad y la meta es disminuirlos hasta erradicarlos, no fomentarlos con discursos como los promulgados por el candidato presidencial del Partido Republicano. Lo mismo pasa con los derechos sexuales y reproductivos. ¿Cuántos años nos costó avanzar a la ley de aborto en tres causales? ¿Cuántos años hemos peleado por acceder al aborto libre, seguro, gratuito y con acceso universal? ¿Qué debe pasar para que se le tome el peso a la importancia de la Educación Sexual Integral (ESI)? En la misma línea, decimos fuerte y claro: Basta de femicidios y violencia contra las mujeres. Debemos avanzar hacia una sociedad en donde todes podamos salir de nuestra casa sin temor y caminar por las calles en paz.

¿Se imaginan los españoles que vivieron durante la Guerra Civil hubiesen tenido la oportunidad de expulsar al fascismo mediante las urnas? Nosotras, nosotros y nosotres la tenemos. No podemos dejar pasar las votaciones históricas de este domingo 21 de noviembre.

Por otro lado, en estos comicios los pueblos históricamente marginados podemos lograr representación en la construcción de un nuevo Chile. Insisto, estas elecciones son muy importantes: en nuestras manos está el poder de elegir un presidente que nos represente y de tener un Congreso que por fin legisle para la ciudadanía y no para las grandes empresas. Y, por supuesto, tenemos la oportunidad histórica de impedir el avance del fascismo y decirles: ¡No pasarán!

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas