Chile, el país de la libertad

En Chile, un representante de la ultraderecha, que tiende a mostrar una historia sesgada y negacionista, también puede ser Presidente.

Chile es el país de la libertad. En Chile, un Presidente podría hacerse millonario a través de la corrupción, abrir sociedades en paraísos fiscales y violar los derechos Humanos, con la certeza de que al final no le pasará nada porque sus nobles lo protegerán de todo mal.

Chile es el país de la libertad. En Chile, los malos sacerdotes podrían ser pedófilos y protagonizar los mayores escándalos de abusos de la Iglesia Católica, con la seguridad de que sus superiores, partidos políticos de derecha y la elite económica tomarán medidas para esquivar el bulto y no asumir la responsabilidad por sus actos. En Chile, algunos partidos políticos a menudo se parecen a un entramado de la camorra cuidadosamente estructurado para que haya dinero para todo y para todos, hasta para pagar a particulares, institutos o fundaciones ligadas a sus propios partidos y sus propios intereses personales. Esto es para ti y esto es para mí. Nada para la gente. Nada para nosotros ¿Por qué? porque Chile es el país de la libertad. Ampara la audacia, la creatividad, el emprendimiento y la omertá.

Chile es el país de la libertad. En Chile, las grandes empresas de farmacias, pollos, papeles higiénicos, además de la famosa La Polar, cometen delitos económicos y colusión sin penas realmente efectivas para los responsables. Esa es la libertad en Chile

Y continúo. En Chile, un diputado recientemente electo se burla de los fusilados por la dictadura en Pisagua, degrada a las mujeres y a los inmigrantes en una sola frase, pide venganza por los presos de Punta Peuco y cambia la bandera LGTBIQ+ por otra con signos del nazismo alemán. Pero Chile es el país de la libertad. Entre las libertades más tradicionales de nuestro país, está la del Poder Judicial, que usa los tribunales a favor de sus propios intereses y goza de privilegios e impunidad.

En Chile, un representante de la ultraderecha, que tiende a mostrar una historia sesgada y negacionista de la historia, también puede ser candidato, puede llegar a ser Presidente y proponer ideas tan aberrantes para la democracia, como la coordinación internacional anti-radicales de izquierda o las nuevas atribuciones al Estado de emergencia, con detenciones arbitrarias e incluso el rapto y de paso defender a Carabineros frente a violaciones de derechos humanos. Esa es la libertad de Chile.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas