El momento de los abrazos pendientes

Han sido días difíciles, no cabe duda. La llegada del COVID- 19 a nuestro país alteró la salud de las chilenas y chilenos, y el estilo de vida de las familias. Como ministerio de Vivienda y Urbanismo tuvimos que tomar una serie de medidas en torno a la actual situación sanitaria de nuestro país, decisiones importantes en el ámbito del bienestar y seguridad de nuestros funcionarios y el acceso de los vecinos a los diferentes beneficios que ofrecemos como Estado.

Nos encontramos también resguardando todo lo que rodea al mundo de la construcción, desde garantizar la estabilidad laboral de los trabajadores, hasta proteger su salud e integridad ante la pandemia que nos afecta, haciendo un llamado al cumplimiento de los protocolos sanitarios en las obras.

Estamos hablando de medidas pertinentes para contener al COVID- 19 y paralelamente dar continuidad a nuestro trabajo principalmente en temas de vivienda.

Pero todo lo anterior no sería posible sin el corazón, sin la enorme vocación de Servicio Público de nuestras funcionarias y funcionarios que no solo en momentos de crisis, sino que siempre, trabajan fuertemente por la concreción y el cumplimiento de los diferentes campos que abordamos como organismo de Gobierno, enfocado en promover las políticas habitacionales instruidas por el Presidente Sebastián Piñera.

Recientemente como SERVIU O’Higgins entregamos más de 800 subsidios del programa Hogar Mejor, para mejoramientos de viviendas, a familias de la Región.

En el caso específico de este beneficio un atraso implica que las familias no tengan su casa a punto de cara al próximo invierno, por lo que nuestras medidas han permitido seguir con los procesos, respetando siempre lo mandatado por el ministerio de Salud.

Sobre esto último cabe mencionar que en las últimas semanas como autoridades hemos reforzado el llamado al autocuidado y distanciamiento social, aunque extrañamos el contacto directo con nuestros vecinos.

Nuestro incentivo para seguir trabajando con más fuerza son los innumerables abrazos que hemos recibido al entregar cientos de llaves a familias que después de años de espera tienen su casa propia; las felicitaciones por otorgar subsidios y para qué decir los apretones de mano con los que sellamos importantes compromisos.

Como ministerio de Vivienda y Urbanismo seguimos al pie del cañón, trabajando con el mismo ahínco. Los temas de vivienda no quedarán atrás, y daremos continuidad a los procesos en torno a habitabilidad, ciudad y barrio, triada muy importante en lo que concierne a implementar mejoras en la calidad de vida de las personas.

Estos momentos de crisis sacan lo mejor de nosotros, en estas instancias es cuando debemos estar unidos como país, visualizando una salida airosa de esta pandemia, y con la esperanza de que pronto llegará el momento en que nos daremos aquellos abrazos pendientes. Mi humilde llamado es a no desanimarse, que saldremos bien parados.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas