Fin al doble estándar en la política

Que tremendo daño le hace a la política esta posición, que al final termina ahogándola y haciendo perder credibilidad a los políticos y lo peor es que parecen no darse cuenta. 

Es una conducta que genera profunda rabia en la población porque en definitiva es a quién le afecta su conducta. 

Los que hoy son gobierno, se quejan de lo obstruccionistas de la oposición. Pueden tener mucha razón, pero olvidan que ayer actuaron de la misma manera. Si hacemos una lectura de la prensa de la época constataremos que unos y otros actúan igual, pero según estén en el poder se plantean como víctimas o victimarios. 

¿A quién podemos creerle? ¿Piensan por ventura que con ello engañan a la sociedad? 

Pero donde esta práctica raya en lo increíble es en la posición del Partido Comunista. Para ellos los dictadores lo son cuando responden a una visión de derecha. Cuando son cercanos a su visión son “democracias protegidas”. Corea del Norte, Cuba, Nicaragua y ahora Venezuela cuenta con su beneplácito.

Son gobiernos que manejan todos los poderes del Estado, que controlan la información, que para la gran mayoría del mundo son considerados dictaduras, para ellos no. 

Sorprendente, porque es por lo mismo que se jugaron en contra Pinochet y muchos entregaron su vida, pero igual justifican lo injustificado. 

Para justificarlo se basan en la vieja teoría del Imperialismo. Todos los problemas de estos países se deben a los bloqueos norteamericanos. Sin duda que pueden tener algo de razón, pero la forma desastrosa de gobernar, la mayor causa de sus desastres económico-social, no lo pueden justificar con ello. 

Más aún, ayer lo defendían en pro de otro Imperio, el que les parecía bueno e imitable. Lo que en definitiva era cambiar uno por otro y siempre al final es así. 

Qué duda cabe que los imperios son un gran mal. Pero ¿cuándo la historia no ha estado manejada por imperios?  Juval Noah Harari en su famoso libro “De animales a dioses” señala, “desde aproximadamente 200 A.C., la mayoría de los humanos han vivido en imperios, y todo apunta a que probablemente en el futuro también la mayoría de los humanos vivan en uno.” 

Siendo esta una realidad constante no es una fuente sustancial de explicación de todos estos fenómenos, porque existen naciones prósperas y pobres, todas están bajo la misma influencia, por lo tanto, los problemas son otros. 

El doble estándar tiene muchas expresiones. Unos cuestionan a otro por los operadores políticos y cuando están en campaña o en el gobierno igual los utilizan. El uso de dineros fiscales para campañas, el clientelismo, el manejo del poder para sus objetivos políticos, nadie se salva, pero se usa como oposición. 

Un aspecto que cae en lo irrisorio. Los ministros de Economía cuando no logran las metas que se proponen señalan que fundamentalmente se debe a causas externas al país.

Cuando están en la oposición lo niegan y justifican, cuando están en el gobierno igualmente lo usan.

Un país abierto siempre estará sujeto a estos vaivenes, pero negárselo al Ministro de turno y después defenderlo, sinceramente parece un chiste, o suponen que la población está conformada por puros ignorantes. 

Esta realidad del doble estándar se construye a partir de una moral utilitaria que incluso puede caer en la mentira si es necesario. ¡Todo vale parecen decir! 

Es imperioso una honda revisión de parte de la autodenominada “clase política”, porque por este camino solo se está ahondando en la desconfianza y su mala evaluación persistirá. 

¿Cuándo actuarán de cara a la verdad? ¿Cuándo lo harán efectivamente por el interés de Chile y no por el particular o de su partido? ¿Cuándo podremos volver a creer nuevamente en ellos?

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas