">

Ser o no ser

"La mujer que se levanta, es aún más fuerte que la que no ha caído", Víctor Frankl.

El Ave Fénix se ha convertido todo un símbolo, de fuerza, de purificación, de inmortalidad, de renacimiento físico, espiritual y moral, en variadas personalidades, adquiriendo una relevancia nacional por sus destacadas funciones públicas, las que no dejan de asombrarnos, entregando un halito de esperanza y fe en el futuro inmediato.

Como presidenta del Senado de la República de Chile, Yasna Provoste, es una de ellas. La segunda autoridad política del país, con escasos dos meses en el cargo, asume un rol preponderante en la crisis política, social, económica y sanitaria en que nos tiene sumido la pandemia y el desgobierno, con sus reiterados errores y fatales consecuencias.

Fue muy clara y categórica con el Presidente Piñera, al solicitar en nombre de todos y todas los y las senadoras de oposición, incluidos algunos oficialistas de RN y de la UDI, que "no se humilla quien le pide en nombre de la Patria", y por ello le solicitó humildemente que retirara la presentación hecha por usted al Tribunal Constitucional para que éste declarara inhábil el proyecto aprobado por ambas cámaras con enorme mayoría, permitiendo a los ahorrantes obtener por tercera vez sus fondos previsionales, tras largos periodos de cuarentenas.

Obviamente que la tozudez, acostumbrada característica del Mandatario, hizo oídos sordos, negándose a retirar el fatal oficio. El TC sorprendió a moros y troyanos con su votación. Siete a tres rechazó la petición del Ejecutivo. Los miembros del organismo no quisieron cargar con el desprestigio y hacerse responsables de un segundo estallido social.

La presidenta de Senado, en tales circunstancias, cuando el Gobierno está en su peor momento, con un escaso 9% de apoyo y 74% de rechazo, hizo un llamado al país a buscar camino de entendimiento y no de enfrentamiento.

Unió a los y las senadoras de oposición en torno a su cargo. Ellos no han dado muestra alguna de ser capaces en buscar propósitos y objetivos comunes. La mayoría de las veces cometiendo bochornosos papeles, que bordean en la vergüenza ajena.

Con el respaldo explícito de sus pares. Llevando la voz y el sentimiento de miles de chilenos y chilenas que lo están pasando pésimo con la pandemia, le ha dicho a S.E. que ya basta de tanta improvisación, terquedad y reiterados abusos de poder.

Fácilmente estando por el suelo el gobernante. Yasna pudo tomar otros rumbos y dejar que la actual administración continúe hundiéndose en el fango, de arenas movedizas; pero por el contrario, pensando en Chile, es que no ha escatimado esfuerzo alguno en cruzar la vereda del frente, para llegar a consensuar políticas de desarrollo, empleabilidad, y seguridad social.

En su última reunión con el Presidente fue determinante. Todos los proyectos serán discutidos en el Congreso Nacional, con absoluta transparencia. Sin que la acostumbrada "cocina" renazca de las cenizas. El pueblo chileno será el actor clave en todas las futuras decisiones que se tomen, para salvar al país de la hecatombe en ciernes.

Sus declaraciones en La Moneda, casa que no le es ajena, al término de la reunión, señalo sin pestañear: De esta crisis vamos a salir todos más empobrecidos. Salvo las ocho familias con las mayores fortunas, por eso se debe "sí o sí" aplicarse un impuesto patrimonial, que compensen en algo lo que la Nación tan generosamente les ha dado.

De partida le dejó una tarea insoslayable al escurridizo gobernante. Un plan de emergencia sanitaria que esté financiado, eliminar las exenciones, terminar con las eluciones y evasiones tributarias, por sobre todo perseguir con todo el peso de la ley a los corruptos de cuello y corbata que pululan por los ministerios y municipalidades.

Todo esto "a partir de mínimos comunes" empezando con una "renta básica universal de emergencia" a cargo del Estado, es una urgente necesidad más amplia y mucho más justa.

A Yasna Provoste nada la ha sido fácil. Gobernadora, intendenta, diputada, senadora y ministra de Estado. Ocupó la cartera de Educación donde la derecha le hizo la vida imposible. Acusándola y destituyéndola, con premeditación y alevosía política, quedando interdicta por cinco años. En septiembre de 2008, la Contraloría General determinó la inexistencia de irregularidades en su gestión administrativa, aunque el daño ya estaba consumado.

Superó con creces estos malos momentos. Sabe por lo demás que la política es sin llorar. Hay que tener cuero de elefante como digiera su líder, el asesinado Presidente Eduardo Frei Montalva ante la dura adversidad ella ha sabido sobreponerse.

"Ser o no ser" es el dilema que enfrenta ahora. Su pequeña estatura la compensa con el enorme prestigio ganado, la convierte en una seria carta presidencial, con apoyo transversal sin cuestionamientos, ni requerimientos previos.

¿Habrá la suficiente generosidad de todas y todos los "mandamases" políticos para ungirla como la abanderada única? Que no sólo gane a la actual coalición, si no que haga un gobierno de unidad nacional, que permita volver a tiempos mejores.

Tengo la sana esperanza que sí, será una Estadista de temple; cuya histórica misión es que nadie podrá justificarse o negarse a priori. El país y su gente está primero, el resto son escusas insostenibles.

Chile no soporta tanta desigualdad, la gente junta rabia, las ollas comunes siguen creciendo en los sectores más carenciados, peor que durante los 17 años de dictadura militar, la cesantía aumenta, y no sale de los dos dígitos, afecta especialmente a la juventud. Las mujeres mano de obra capacitada ya no encuentran empleos, en ninguna parte. Lo peor es como subsisten los jubilados y pensionados con rentas miserables del sistema de AFP, que esperamos pronto a cambiar.

Capítulo aparte son los niños, niñas y adolescentes, que nunca fue prioridad para la insensible actual autoridad. Como ya es sabido solo hace lo que le conviene a él y a sus cuestionados negocios.

Por consecuencia objetivamente las distintas elecciones que vamos a enfrentar este año es el único camino viable. para salir pacíficamente de este obscuro túnel. No defraudemos una vez más a la ciudadanía que votó en 80 por ciento por el Apruebo contra 20 del Rechazo, el pueblo quiere un nueva Constitución Política, para vivir en paz.
Nadie puede restarse ni nada puede impedirlo.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas