La interminable guerra de Arauco

¿Por qué no se termina el conflicto de la Araucanía? Porque no se quiere ir al fondo histórico-ideológico-religioso de la situación. Desde hace más de 14.000 años los pueblos originarios han dejado avances culturales, bases del desarrollo como: trazado de caminos, establecimiento de lugares urbanos, toponimia, cultura de manejo respetuoso de la naturaleza y sabiduría transmitida. Consolidaron grupos humanos base evolucionaria del pueblo de. La llegada de europeos preferentemente españoles aportó una riqueza humana cuya mezcla con los pueblos amerindios formó un grupo con adaptaciones a las condiciones medioambientales y patologías autóctonas y europeas.

Desde su inicio el español implantó su dominio de poder, prestigio social, tipo de ocupación, de propiedad, sobre el indígena. La mezcla original se produjo entre el español y la india Diaguita o Picunche que eran los indígenas que habitaban el Norte Chico y centro del país. Al sur del Bío-Bío hubo guerra que duró 300 años y todavía dura en cierto modo. Aquí está la raíz del incordio actual. Como fue un pueblo indómito los españoles se instalaban bélicamente y se mantenían por fuertes y ciudadelas aledañas. Al cabo de siglos se lograron pactos de convivencia con los Mapuches de la Araucanía y llega la Independencia con una población no asimilada al resto de Chile porque tenía una distinta concepción de mundo, relación con la tierra, ellos pertenecen a la tierra (su madre), la propiedad de la tierra es sacrilegio, el agua es su sangre. El Estado chileno no logró asimilar a esas poblaciones Mapuche, Pehuenche y Huilliche que llamaré para acortar Araucana, radicada en la llamada Araucanía, mayormente entre el Bío-Bío y el Toltén y se mantuvo autónoma desde los pactos con los españoles hasta mediados del siglo XIX.

El establecimiento en Chile de un Estado poderoso entró en conflicto ideológico con ese pueblo autónomo intra-Estado. La situación se hizo crítica cuando generales golpistas como José Maria de la Cruz se asociaron con loncos para formar un ejército que se tomara el poder en Chile; derrotado por el general Bulnes, algunos caciques se replegaron y se dedicaron al robo de ganado y pillaje con lo que se envió un ejército para el control de estos actos. Algunos loncos se plegaron a la revolución liberal de 1859. En 1861 el francés Orelie Antoine de Tounens se declara rey de la Araucanía y Patagonia y funda un reino aparte del Estado Chileno, con la anuencia de loncos de la zona. El Gobierno decidió entonces la ocupación de la Araucanía y mandó un ejército comandado por Cornelio Saavedra. Los indígenas entre Mapuches y Pehuenches eran unos 100.000 y ocupaban libremente ese territorio. Los Araucanos formaron sus ejércitos y se produjeron varios combates menos veces ganados por ellos. Saavedra ordenaba atacar pueblos, expropiar ganado, quemar rucas, destruir provisiones (terrorismo de Estado), pero los indígenas se adaptaron y superaron esa estrategia. La Guerra del Pacífico distrajo fuerzas de la Araucanía lo que permitió a los Araucanos unirse y consolidarse en el territorio. Al término de la Guerra se envió al general Diego Urrutia que terminó por derrotar a todos los grupos Mapuches y Pehuenches ocupando la Araucanía en 1883 (fin de la guerra de Arauco). Mapuches y Pehuenches perdieron el control autónomo de la Araucanía y con ello el desarrollo sustentable de la zona; fueron confinados a unas 3.000 reducciones separadas por terrenos cedidos a chilenos y extranjeros. El desarrollo de ese pueblo debió ser asumido por el Estado chileno, pero hizo poco o nada y la Araucanía se quedó estancada y es la región más pobre de Chile. Esta es la llamada Pacificación de la Araucanía. De ahí la ocupación de los terrenos indígenas no se ha detenido y en el siglo XX se empiezan a instalar fundos, haciendas, forestales (que ahora tienen más terrenos que todos los Araucanos) y represas en esos territorios milenariamente santuarios naturales de esos amerindios. El Estado ha invertido mucho más en la instalación de empresas o fundos que rindieran más ganancias económicas que en la solución histórica del conflicto (lo ha profundizado).

Ese es el problema fundamental agravado por la discrepancia extrema en concepciones de mundo y pertenencia étnica distinta con lo que se agrega la discriminación y persecución racial y religiosa. Mientras no se reconozca la pertenencia a esas tierras de los pueblos Mapuches, Pehuenches y Huilliches y con esa pertenencia la posesión del territorio de la Araucanía no hay solución, y cualquier parlamento que no trate el problema histórico de expropiación, a fondo, no puede llegar a ninguna solución estable. Los pueblos Mapuche, Pehuenche y Huilliche no aceptaron esta ocupación, la matanza de líderes y de muchos de ellos impidió organizar la resistencia. El descontento se ha canalizado por organizaciones que en general pacíficamente han reclamado su participación en la toma de decisiones para solucionar el problema. Cosa que no ha ocurrido hasta la fecha.

Ese descontento de un pueblo, fundado en tan salvaje despojo territorial y cultural, es mirado por los narcotraficantes, los anarquistas, los terroristas y los delincuentes como un sitio donde se pueden instalar con ventaja. Ellos aportan armas y estrategias y reciben a cambio ubicación de servicios, ideologías y mercancías. Es lo que ha sucedido. Los responsables de lo que ocurre en la Araucanía son los gobiernos, políticos ineptos, negligentes, indolentes y timoratos incapaces de plantear el retiro de las empresas (o empresarios) allí instaladas. Al no solucionar el problema de fondo han dejado que grupos rebeldes violentos que no representan a esos pueblos originarios, se vincularan con grupos internacionales delictuales. Todavía hay la posibilidad de solucionar el problema de raíz devolviendo a los pueblos originarios sus derechos a existir como pueblos autónomos en sus territorios ancestrales y quitarle luz al fuego del problema actual para que no tenga ningún sustento ni relación de reivindicación histórica-territorial-cultural.

Nota: El lector puede buscar por internet Pacificación de la Araucanía, entre los escritos recomiendo esta lectura

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas