A raíz del día del padre, divúlguese y publíquese

Divertido lo del día del Padre. Porque jamás seríamos padres si no fuera por la penetración a una mujer fértil que podrá parir un hijo. No me vengan con Padres de la Patria ni el Padre de la Ampolleta por si alguno la inventó. La palabra Padre tiene una sola condición y mediación, serlo a través de una Mujer. Hasta Delfina Guzmán lo dijo: que las mujeres eran las que mantenían la especie a través de los siglos. Así de evidente, las mujeres tienen impreso en su mente el proceso que las lleva a tener sexo y a ser madres. Sin sexo no hay maternidad.

Hoy deseo contarles que ser madre ocurre por tener sexo con un hombre. Así de claro. Una mujer tiene hormonas, produce estrógenos los primeros 14 días del ciclo, entonces ovula, luego produce la progesterona y si no hubo sexo ella menstrúa. Porque son sus hormonas, especialmente los estrógenos, las que la llevan a tener sexo que le causa satisfacción y aumenta su posibilidad de ser madre. Si ella tiene sexo en días cuando ovula y la penetra un hombre ahí comienza un proceso de fertilización de un óvulo por un espermio.

Las mujeres tienen más de 200.000 óvulos en su interior y entregan sólo un óvulo a una de sus trompas de Falopio (una a cada lado) una vez al mes. Los hombres podemos eyacularles 10.000.000 (diez millones) de espermios en el fondo de la vagina de la mujer. Todos ellos suben por cada lado a las trompas de Falopio pero los que se dirigen al lugar preciso encuentran al óvulo producido. No puedo decir que a este lado o al otro, no, porque es sólo a un lado. Se encuentran a un solo lado muchos espermios con sólo un óvulo. Ahí sólo un espermio penetrará a un óvulo y una vez que pasó al interior del óvulo la membrana exterior del óvulo no deja pasar a ningún otro espermio. Los restantes espermios se quedan ahí languideciendo, no tuvieron su oportunidad.

Luego, la dotación de cromosomas del espermio se une a la dotación de cromosomas del óvulo y constituirán un solo genoma. Piense usted que la dotación cromosómica de cada uno (espermio y óvulo) trae la dotación cromosómica de dos abuelos de cada uno. Así se juntan 4 abuelos en el huevo fertilizado que se desarrollará algo más abajo, anidado en el útero de mamá. Ahí comenzará el lento proceso para llegar a ser una persona. Esto se demora unas 30 a 33 semanas y nacerá un fulano o fulana que sólo sabe respirar difícilmente, llora y reclama un pezón en su boca. Este se lo dará su mamá y volverá a chupar cada cuatro horas por semanas.

Una hormona, la prolactina producida en la hipófisis, es la que junto a los estrógenos favorecerá la producción de leche por la madre.  El tierno apego del bebé a la mamá está condicionado por otra hormona, la ocitocina, una hormona también producida en la hipófisis y que pasará a la leche. Esta ocitocina va a desempeñar durante toda la vida del bebé su capacidad de relacionarse con sus semejantes. Meses después a la mamá se le ocurrirá darle un biberón, luego papillas, picados y más tarde comidas. Hasta aquí el papá no ha hecho nada.

Lo que llaman “alopaternidad” lo proporcionará el papá, las tías, abuelas y algún doctor que lo pese y lo mida.  Pero hasta aquí todo lo ha hecho sólo la mamá y punto.

¿Cómo lo hizo? Gracias a un proceso biológico que sólo las mujeres llevan impreso en su cerebro con la ayuda de algunas hormonas. Incluso algunos animales anidan, primero forman un nido cómodo para alojar al esperado y esto se produce gracias a otra hormona llamada Colecistokinina (CCKNA). Sólo las mujeres pueden hacer todo esto.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas