Sexualidad, sexo y género

La reciente discusión mundial sobre género ha propuesto una distinción radical entre género y sexo y un abismo entre lo que se considera biológico o sexo y lo que se considera psico-socio-cultural e ideológico o género. Esta distinción pertenece al plano ideológico más bien que al científico del cual tiene pocos fundamentos o errores.

La biología incluye todo lo que suceda en los seres vivos en su psiquis, en su cerebro, en su sociedad y en su cultura; hay neurociencias de la mística, neuroteología, neuroética, etc. La distinción está obsoleta o es sesgada ideológicamente.

Surge la necesidad de plantear lo que la ciencia biológica de la sexualidad ha establecido como lo enseñamos en nuestros cursos elementales. La sexualidad necesita una revolución más profunda que la Copérnico-Galileana.

Hace 60 años se descubrió la sexualidad en protozoos, bacterias, virus, pero el ciudadano común lo ignora; género se aplica a una parte de la sexualidad humana pero no puede aplicarse a ninguna otra especie. Era  conocida la sexualidad en animales y plantas. La sexualidad es la capacidad que tienen las especies, no los individuos, de producir recombinantes genómicos: individuos que tienen genomas recombinados de su padre y de su madre.

Estos recombinantes permiten a la especie aumentar la variabilidad genómica y así adaptarse como especie a los cambios. La finalidad evolutiva de los procesos sexuales es hacer emerger individuos recombinantes genómicos.

El sexo es el conjunto de caracteres que permiten a las especies concretar la emergencia de recombinantes, y tiene muchas instancias, trataré las más relevantes en el ser humano.

Sexo génico o genético, la tenencia del gen SRY, más la cadena de genes anexos, transforman la gónada indiferenciada en testículos; si no está se producen ovarios, anómalamente se pueden producir ovo-testes con ambos tejidos (hermafroditas).

Sexo cromosómico, las mujeres tienen cromosomas sexuales XX y los varones XY, el gen SRY se encuentra normalmente en el cromosoma Y.

Sexo gonadal, varones con testículos y mujeres con ovarios.

Sexo de genitales internos, el embrión tiene ambos tipos de genitales internos, los conductos de Müller que originan a las trompas, útero y cuello uterino, y los conductos de Wolff que originan al epidídimo, los conductos deferentes y las vesículas seminales.

Si se ha desarrollado testículo este emite andrógenos u hormonas masculinizantes, testosterona, dihidro-testosterona y otras, que desarrollan los conductos de Wolff y hormona anti-Mülleriana que atrofia los conductos de Müller; si hay ovario, como no hay andrógenos se atrofian los conductos de Wolff y se desarrollan las trompas y el útero por las hormonas feminizantes (estrógenos, progesterona, y otras).

Sexo de genitales externos, están constituidos por el tubérculo genital, repliegue genital y rodete genital. Si hay andrógenos, especialmente testosterona convertida en dihidro-testosterona, esta transforma el tubérculo genital en pene, los repliegues en el piso de la uretra masculina y los rodetes en el escroto.

Si no hay andrógenos o dihidro-testosterona los genitales quedan con una configuración femenina, el tubérculo constituye el clítoris, los repliegues los labios menores y los rodetes los labios mayores de la vulva (genitales externos de la mujer, no vagina, como se nombra equívocamente).

Sexo neural, el sistema nervioso y especialmente el cerebro presenta dimorfismo sexual, diferencias en su sustancia blanca, sustancia gris, distribución de neuronas, tipo de neuronas, etc. ya antes del nacimiento y continúa la diferenciación hasta la senectud.

Sexo endocrino, se refiere principalmente a los ritmos de secreción de andrógenos y ginégenos que presentan secreción mantenida en el varón y secreción cíclica en las damas, notable en la pubertad (menstruaciones).

Sexo Psíquico, presenta varias instancias solo veremos algunas.

Configuración de identidad sexual es el sexo aceptado, sentido y auto-asignado por la persona, también llamada identidad de género. Configuración de apetencia también llamada orientación sexual que es aquella configuración humana que se apetece, que evoca y desencadena el erotismo, en fantasías, sueños, cópula, enamoramientos y atracciones psíquicas.

Yo he propuesto cambiar “orientación sexual” que es vaga y con ella es difícil hacer  investigaciones genéticas finas, por configuración apetecible; no se apetece a una clase sino a individuos específicos de una clase.

Un pederasta se siente atraído por ese o esos y no otros niños.

Feno-sintonía-distonía es la condición de sentirse bien, mal o neutral frente a la ropa que se usa, el cuerpo que se tiene, la apariencia que se busca.

Sexo social corresponde a todas las conductas, actitudes, valoraciones culturales que se dan en la formación de pareja (miradas, pinche, flirteos, andar, pololeos, noviazgo) y en el trato social de esas instancias sexuales. Sexo de gametos, en los testículos y ovarios los gametos reciben el imprinting (impronta) genómico complementario. Puede simularse pedagógicamente diciendo que hay 100 genes y se activan en el testículo los impares y se inactivan los pares, en el ovario se activan los pares e inactivan los impares.

Un cigoto debe recibir los 100 genes activados es decir debe ser heterosexual en cuanto a activación genómica. Si se reciben dos espermios y se excluye el núcleo del óvulo se tiene un cigoto homosexual que no da origen a un ser humano sino a una mola hidatidiforme, tejido como hollejos de uva.

Si el cigoto tiene solo la impronta materna, es un cigoto homosexual femenino, resulta un teratoma que tampoco es humano. Si hay dos cromosomas homólogos con la misma impronta sea masculina o femenina se producen anomalías severas. La homosexualidad de impronta produce patología.

Sexo legal es la asignación sexual que la ley hace y que en Chile por el momento es binaria.

En todas estas instancias se ha descrito patología como una incoherencia entre ellas ya que solo la heterosexualidad es íntegramente coherente y permite la emergencia de recombinantes genómicos.

La homosexualidad es una incoherencia entre la apetencia y el resto de los caracteres del sexo; la homosexualidad es inviable para la especie y si hay algo que no es, es sexualidad, debería llamarse homo-erotismo.

La transexualidad es la incoherencia entre la configuración de identidad y el resto de las instancias sexuales.

Tanto homosexuales como transexuales (transgéneros) tienen estas características desde el nacimiento o muy temprano en la vida pos natal, lo que también ocurre con los pederastas, condiciones que no se pueden cambiar con tratamientos ordinarios, por lo que la consideración civil dual masculino-femenina es insostenible.

Debe aceptarse al menos tres condiciones masculina, femenina y otra para poder solucionar el problema del género o sexo social y legal.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas