La despenalización del aborto

Está en discusión en el Parlamento una nueva ley de despenalización del aborto, que fue aprobado en su primer trámite. El país ha generado una ley de aborto terapéutico en tres causales, el que considero válido por las razones propias que lo justifican.

Al seguir el debate de esta nueva ley, son dos los temas que concentran la opinión de los parlamentarios que lo aprueban: los derechos sexuales y reproductivos, y el derecho de la mujer sobre su cuerpo.

Ambos derechos son muy respetables, pero en mi parecer, incompletos. Los derechos sexuales y reproductivos implican "el derecho a alcanzar el nivel más elevado de salud sexual y reproductiva, así como el derecho a adoptar decisiones sobre la sexualidad y la reproducción sin sufrir discriminación, coerción ni violencia". De acuerdo, pero en ninguna parte se agrega la responsabilidad de asumir las consecuencias de sus actos libremente. O sea, se queda en el derecho, pero no se hace referencia al deber que conlleva. Más aún cuando está en juego una vida.

En relación con el derecho de la mujer sobre su cuerpo, sin duda es muy plausible y es propio de todo ser humano. Pero, nada se dice del derecho de la criatura que ésta engendrara y que no pidió venir al mundo. ¿Quién resguarda ese derecho? ¿La madre por si y ante si tiene la potestad se hacerla vivir o morir?

Entre 12 y 14 semanas se forma el cerebro del niño, por eso la despenalización es hasta las 14 semanas. Para algunos allí nace la vida, para otros creemos que se produce con la gestación.

Cuando nace la vida, en el mundo científico no hay acuerdo, por lo mismo el rechazo a la despenalización amplia del aborto, no es un tema de progresismo o conservadurismo. Tampoco es un tema meramente ideológico, "hay que defender la vida". Esa es una mirada muy simplista.

La defensa de la vida se debe asumir en todas sus dimensiones y tanto para la mamá como para el hijo. Para ser más claro, no se está por la vida cuando solo se cuestiona el aborto, pero no se está dispuesto a apoyar sus consecuencias. Lo demás es inconsistencia.

Cuando un Estado mantiene una ley de penalización del aborto, para resguardar también los derechos de la criatura, que también valen y nadie los defiende, supone que debe hacerse responsable de capacitar a los jóvenes en los ámbitos de la sexualidad y el control natal, como también apoyar y acompañar a esa mujer que no está en condiciones de recibir a esa criatura.

La sociedad no puede decirle ¡usted no puede abortar! si ello no implica hacerse también cargo solidariamente de las consecuencias de continuar con el embarazo. Muchas veces esas jóvenes no lo desean y más aún su pareja la abandona e incluso la violentan, exigiéndole que se haga "algo". Muchas no tienen recursos ni derecho a pre y postnatal, por lo tanto, el continuar con el embarazo implica muchas complicaciones que no está en condiciones de asumir sola. Por eso todo el proceso pre y post parto debe ser acompañada por profesionales y recursos que el estado le provea.

A su vez, hay que definir si el camino será o no el darlo en adopción, mejorando también este sistema y velando para que no llegue esa criatura al final al Sename; al menos al actual, porque sabemos que eso sería peor el remedio que la enfermedad, y velando para que ese niño no sea abandonado a su suerte, siendo presa fácil de la delincuencia y el narcotráfico.

Definirse por la vida, es asumir también todas las consecuencias que afectan la vida del nonato no deseado. Asumir la vida, es asumir, con amor, al niño desde su gestación hasta que pueda desempeñarse en la sociedad plenamente.

El optar por el aborto, es hacer el camino fácil; cercenar una vida, para evitar todas las consecuencias que una pareja gestó irresponsablemente al no ser capaz de evitarlo. Con ello el ser humano y la sociedad no crecen.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas