Marihuana ¡pública, gratuita y de calidad!

Suena absurdo, pero ¿qué tan cierto es? ¿En cuánto tiempo más tendremos las vitrinas de consultorios, hospitales o, incluso, colegios llenos de esta verde imagen de futuro social? ¿Cuánto bastará para hacer sufrir a los que más necesitan con el capricho de las elites sociales del país?

Ministros, senadores, abogados, médicos, sicólogos. Todos -y más- han sucumbido a aquel capricho elitista que es el deseo ingenuo de legalizar esta, que consideran fútil droga; la Cannabis sativa.

Pero ¿qué interés representa para los grupos organizados, entre otros, escritores, músicos, políticos y jóvenes, las propuestas que, tan a la ligera, consignan algunos en esta materia? Pues, la ingenua apariencia del sosiego moral al consumir, a vista y paciencia del mundo este tipo de estupefacientes por aquellos que ostentan el poder de grandes facciones comunicacionales. No es más que un grito desesperado a la sociedad para que pierda, en esencia, su sentido irrestricto del bien y el mal.

Si bien es cierto que, como Estado, se debe propender a garantizar las libertades individuales y en consecuencia, propulsar medidas que limiten el carácter inquisitivo del mismo en materias penales, también lo es que el Estado, debe velar por los valores tanto morales como sociales.

En virtud de aquello, se debe ponderar el bien racional a la sociedad  y la misma libertad individual, haciendo frente a tres factores: la despenalización de la Cannabis para fines médicos, limitando su uso bajo diferentes fórmulas y poniendo la distribución de ésta en manos del Estado. Sobre lo cual no me pronunciaré.

La despenalización y/o legalización del autocultivo de Cannabis y su comercio , si bien es cierto no constituye un problema serio ppr si mismo, al entender que con un criterio formado, educación suficiente y un alto grado de madurez es posible controlar el consumo esporádico y limitado en el tiempo, también lo es , como señalaba Julio Pallavicini, que Chile no es un país maduro, con un nivel de educación óptimo, lo suficientemente adulto y sicológicamente equilibrado como para medir su consumo sin caer en la situación de necesidad de esta droga. Como lo son en los países nórdicos que tanto ejemplo son para nuestros criollos consumidores.

Por lo anterior, una política de abierta legalización a los temas propuestos generará, en consecuencia y como declara Ana Luisa Jouanne, un beneficio a las personas adictas.

Aquello, porque del momento en que la droga es más fácil adquirirla y está menos adicionada a componentes tóxicos, resulta beneficioso para los consumidores frecuentes de la misma, pero a su vez genera un alcance mayor a la población adolescente y joven del país. Lo anterior acarreará  un consumo aún mayor de éstos, haciendo que, por ende, se perpetre un ánimo en las futuras generaciones en favor de un consumo frecuente y permanente en el tiempo, olvidando el flagelo que genera esta droga en los sectores menos acomodados de nuestro país.

Entonces la discusión ¿es beneficiosa para la población mayoritaria de nuestro país (grupos C3, D y E) la legalización de la Cannabis o simplemente es otro capricho abocado a los sectores altos y medio-altos (grupo ABC1 y C2) del mismo?¿Es en los sectores acomodados donde los consumidores utilizan este psicotrópico para evadir la realidad de la que son parte? Pues respondiendo a la segunda incógnita, No.

Por cuanto, se posee evidencia suficiente que plantea que dentro de los factores que influyen en el consumo regular de Cannabis en los adolescentes, está el entorno social (aprobación o desaprobación social respecto del consumo de la misma), educación (niveles educacionales), así como también la opinión de los mismos pares.

Entonces, utilizando esta premisa y lo anteriormente expuesto ¿si nuestra sociedad comienza una transformación que perpetúe la idea que el consumo de Cannabis es benigno y, con ello, lo acepte como natural… ¿qué ocurrirá con los adolescentes que, influenciados por el medio social, educacional y pares, aumenten la demanda al “nuevo mercado”?

¡Marihuana: Pública, gratuita y de calidad! No será sólo un absurdo, una idea vaga, una enajenación mental de mi parte, sino el motivo futuro de nuevas movilizaciones,impulsadas ya no por un miramiento social, sino por una dependencia psíquica a este silencioso, pero peligroso, sicotrópico que cada vez domina más la mente y deseos de la elite de nuestro país.

Sin mirar, desde ya, a los más perjudicados… La gente que menos tiene, a la que nada aporta.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas