Hacia una web más privada, con la confianza como eje

En Rogue One, la película inspirada en la fantástica trilogía de Star Wars, hay un episodio en el que Jyn (Felicity Jones), Cassian (Diego Luna) y KS20, una especie de gracioso robot sabelotodo, viajan juntos en una nave interespacial hacia una zona de guerra. Cuando el robot descubre que Jyn tiene un arma que podría usar para traicionar a Cassian, le recomienda a éste que se la quite, pero Jyn le dice que no lo haga, porque si van a avanzar juntos, es fundamental que reine entre ellos la confianza.

Una de las razones por las que soy fan de Star Wars y de todas sus ramificaciones es que, a pesar de su dimensión fantasiosa, la saga habla una y otra vez de cuestiones profundamente humanas, como el valor de la confianza, por ejemplo.

Honrar la confianza

Todos en Google tenemos muy claro el valor de la confianza. Cada vez que alguien usa alguna de nuestras plataformas está depositando su fe en nosotros y eso, más allá de todos nuestros desarrollos tecnológicos, está entre lo más valioso que tenemos como compañía.

Por eso, conscientes de que en el último tiempo las personas de todo el mundo están demandando cada vez un mayor control de su privacidad cuando navegan en internet, hemos ingresado de lleno en una etapa a la que denominamos "la privacidad, primero" (privacy first).

Con el objetivo central de responder a las nuevas demandas, y preservar la confianza de nuestros usuarios, hemos comenzado ya a producir algunos cambios y a analizar, junto a otros líderes globales del sector tecnológico qué nuevas transformaciones deberemos introducir en el futuro inmediato para ubicar a la privacidad digital, definitivamente, en el centro de la escena.

Un desafío que nos compete a todos

Sabemos que muchos de los ajustes que ya están en curso tendrán grandes implicancias no sólo para Google, sino también para agencias de publicidad, marcas, medios de comunicación y anunciantes, que deberán, de ahora en más, asegurarse de tener el permiso de las personas para acceder a sus datos si quieren llegar a ellas con mensajes publicitarios.

Por otra parte, conscientes de que no podemos encarar solos el reto de poner a la privacidad en el centro de la escena, estamos trabajando a nivel global con cámaras de anunciantes, asociaciones de consumidores, ONG y agencias publicitarias para definir, en conjunto, las características que tendrán las transformaciones que están por venir.

La privacidad, un concepto individual

Más allá de que muchas veces hemos dicho, en Google, que la privacidad es algo distinto para cada persona, las nuevas demandas sobre privacidad obligan por igual a los principales jugadores de la industria a actuar con determinación y liderazgo.

Desde Google, hemos decidido dar respuesta a esas demandas y avanzar hacia una "nueva normalidad", en la que cada vez más, las personas tienen el control y deciden por sí mismas qué permisos dan a las plataformas para usar -o no- sus datos. Lo que está en juego es nada más ni nada menos que la confianza de nuestros usuarios, algo que, como diría Jyn en Rogue one, es fundamental para seguir avanzando juntos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas