¿Alguien quiere pensar en Santiago?

La comuna de Santiago se encuentra hace un par de años en el abandono político estructural de largo plazo. La comuna se ha convertido en un espacio donde las figuras nacionales están un tiempo, para posteriormente continuar su trayectoria política. En los años 90 Santiago fue una comuna que tomó un reconocimiento regional y nacional como nunca antes, siendo protagonista de los cambios, pero por sobre todo con una mirada de futuro, que lograba integrar progreso con integración. Hoy eso es solo añoranzas y los santiaguinos lo ven y lo sienten. El Alcalde Alessandri ha sido incapaz, primero, de entregarle un programa con sentido de futuro a la comuna y segundo, de garantizar algo básico, la seguridad y paz a los ciudadanos.

El cortoplacismo ha llevado a que sea más importante un buen tweet o posteo en las redes sociales que llevar a cabo un programa que, por ejemplo, piense las comunas a 30 o 40 años plazo tomando como base un modelo de desarrollo sostenible, con justicia social, que proponga programas de integración social y cultural, tal como los países desarrollados lo hicieron hace 20 años atrás cuando enfrentaron los desafíos de la inmigración y la adaptación a nuevas realidad socioeconómicas. 

Santiago es la comuna más densamente poblada, pero no hay un plan de acción para afrontar que los vecinos vivan dignamente, cuenta con la mayor cantidad de extranjeros, pero las estrategias son deficientes y en el 2020 ha habido un aumento del 60% de personas que viven en las calles y parques. Hay una sensación de abandono generalizado. Santiago no puede permitirse ser una comuna que vive en la irrelevancia, su historia no lo permite.

Chile vivirá meses y años cruciales que serán la gran oportunidad para dar el salto al desarrollo, pero sostenible, que sea integrador, democrático, inclusivo y participativo, en donde los gobiernos locales deben ser protagonistas y no meros espectadores de lo que viene. La ciudadanía así lo demanda y lo espera. Llegó el momento de escribir en Santiago un nuevo pacto social, que sea compatible con el desarrollo, bienestar y la felicidad.   

El futuro lo debemos construir entre todos y todas, y con sentido de largo plazo y futuro, de lo contrario estamos destinados a continuar con el abandono multidimensional que apreciamos en las calles de la comuna capital. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas