No es lo mismo región Metropolitana que regiones

Por la estructura administrativa de nuestro país, la normalidad nos indica que Santiago, la capital de Chile, es el indicador principal de lo que pasa en el país. Sin embargo, para los que habitamos las regiones - de norte a sur - y no pasamos por Santiago, nos resulta extraño el país que nos ofrece la televisión, o las postales estadísticas de las autoridades centrales, principalmente porque la realidad en regiones es muy distinta y no menos compleja.

Lamentablemente vivimos momentos dramáticos y necesitamos con urgencia resolver, con sentido de país, los graves problemas que nos afectan: emergencia sanitaria, crisis económica, vulnerabilidad social y un centralismo que deja a una parte importante de chilenos y chilenas fuera de las decisiones que se toman para aminorar las tensiones que se producen, especialmente en la capital.

Como alcaldes, en las  345 comunas del país, todos con realidades distintas, están preocupados del deber ciudadano, resolver los apremios que deja la pandemia y con atención rápida, asistir a nuestros vecinos más desvalidos, que hoy más que nunca necesitan del apoyo del Estado.

Pero las necesidades perentorias de las comunas del borde costero; las de las zonas de montaña; las aisladas y rurales; las de regiones… muchas veces no forman parte de la prioridad nacional, y lo que esta emergencia sanitaria ha dejado en evidencia es  la necesidad que las políticas públicas deben tener de una vez por todas un observar y actuar sobre la realidad de las comunas que no son de Santiago.

Ahí está la diversidad cultural; la heterogeneidad territorial; la diferencia sustantiva que nos permite existir desde las regiones al desarrollo del país.

Los alcaldes somos los primeros en saber qué necesitan nuestros vecinos, por eso no es antojadiza nuestra petición de ser tomados en cuenta por las autoridades centrales. Los municipios son la puerta de entrada al Estado, por ello deberíamos contar con todas las herramientas y recursos necesarios para responder a las peticiones específicas de los vecinos.

En regiones hoy más que nunca necesitamos un Estado presente. Que Santiago sea una parte, pero no el todo. Que los Ministros y parlamentarios entiendan nuestras necesidades, que son tan o más urgentes que las de la capital.

Un llamado a un pacto que nos contemple a todos, transversal políticamente, pero también territorial, donde las regiones estén presentes, esta es la única forma de que Chile está presente. Un anhelo histórico, pero no imposible.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas