Educación de calidad es imposible sin Academia

En Educación todos estaban de acuerdo en mejorarla, especialmente la Básica y la Media.

Elevar su calidad principalmente en los liceos. Tal labor es irrealizable en Chile en lo inmediato y mediato. No hay suficientes académicos que puedan hacerlo

¿Puede Chile formar los académicos que necesita para que ellos formen a los profesores en los pedagógicos?

No, simplemente porque no hay carrera académica en Chile, ni hay centros de formación académica, ni hay programas de desarrollo académico; al contrario, no se ve solución porque toda inversión neoliberal va en el sentido opuesto, es decir va orientada a formar profesionales por profesionales que no sean académicos ya que esto beneficia a las instituciones mercantiles de la educación.

Formar a un académico es pura pérdida económica monetaria en los primeros 10, 20 o más años o durante toda la vida del académico.

En la Universidad es imprescindible la academia cuyo ser es creación de cultura universal en lo intelectual (ciencia, filosofía, técnica), moral (ética), estético (arte) y en lo integrado (humanidades, reflexión integrativa, etc.); no es formación de profesionales, ni investigación aplicada.

Esta cultura universal, en su origen, no produce rédito monetario; solo gasta y gasta porque es proyección del ocio humano.

Se confunde a menudo la aplicación del conocimiento científico o lo que se llama erróneamente ciencia aplicada, con la ciencia cuyo quehacer es criticar eternamente los supuestos, expandir las fronteras de la matriz disciplinaria, entender intelectual y objetivamente el suceder, optimizar el análogo.

Asimilar la masa gravitante a la masa inercial (descubrimiento clave de Einstein para la relatividad general), solucionar el último teorema de Fermat, descubrir que los nucleótidos no siguen la distribución de Bose-Einstein, es decir la ciencia, no tiene aplicación

¿Están las llamadas universidades chilenas haciendo academia, es decir, expandiendo las matrices disciplinarias como crear nuevas articulaciones filosóficas, perspectivas científicas, visiones éticas, proponiendo nuevos paradigmas estéticos? En general NO.

La academia crea cultura universal y además tiene una visión crítica de la cultura universal vigente o actual. Esta propiedad de la academia es imprescindible para mejorar la educación en cualquier país. Esta visión falta en Chile y es lo que el Régimen Militar destruyó; la Concertación y la Alianza continuaron la demolición.

Examinemos la Biología. Si queremos hacer un programa que actualice la enseñanza de la Biología en los colegios de Chile, tenemos que decidir si será una Biología crítica o simple memorización de contenidos cognitivos de Biología para rendir la PSU.

En el segundo caso lo que hay basta, con textos de Biología, Wikipedia y los profesores que tenemos es suficiente; pero los alumnos no sabrán Biología, sino que Biología de hace unos 50 años, con actualizaciones más recientes pegoteadas pero no integradas críticamente. Si deseamos formar a nuestros jóvenes con una visión crítica actualizada de la Biología tenemos que referirnos a su matriz disciplinaria.

La Biología tiene tres grandes cuerpos disciplinarios (antiguamente llamadas teorías): Biología Celular y Molecular, Genética-Genómica y Evolución. Los tres están integrados y no hay discontinuidad conceptual entre ellos, aunque si la hay en métodos y epistemologías

¿Están los profesores de liceo (que no sean académicos mendicantes de salarios obligados a ser profesores de liceo) preparados para entregar a sus estudiantes una visión crítica actualizada de estos cuerpos disciplinarios? No.

¿Están los institutos pedagógicos capacitados para formar a los pre-profesores de liceos para dar formación científica actualizada y crítica en Biología? No, porque no tienen científicos competitivos internacionalmente vigentes en Biología en número suficiente.

Se trata de tener biólogos que estén publicando habitualmente en revistas científicas regulares de reconocimiento universal.

La mayor parte de los biólogos destacados en estos cuerpos disciplinarios no está en las instituciones pedagógicas sino en las facultades de medicina, veterinaria, agronomía, odontología, ciencias y aún en éstas no están en número suficiente para todo lo que se necesita en Chile en el ámbito pedagógico.

Chile debe invertir una enorme cantidad de recursos no tan solo financieros para instalar un centro de formación de académicos que trabajen en la Ciencia de la Biología, para que una vez formados, formen a su vez a los profesores que irán a enseñar Biología a los liceos.

Nótese que la inversión en investigación científica y en postgrados es útil pero está aún lejos de constituir inversión en ciencia. Para que haya ciencia no basta con tener doctores con proyectos científicos, es necesario un cuerpo de académicos que esté debatiendo continuamente el desarrollo disciplinario.

Un conjunto de doctorados investigando no garantiza hacer ciencia. De hecho hace tiempo que las universidades dejaron de ser las instituciones que hacían más investigación; ahora son las grandes empresas que hacen la mayor parte de ella.

Sin embargo, las empresas hacen poco o nada de ciencia, la que sigue desarrollándose preferentemente en las universidades, aunque poco o casi nada en las chilenas. Las universidades deberían acreditarse por hacer ciencia y no tan solo investigación científica.

En física cuántica, relativista o caótica la situación puede ser peor.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas