Titiriteros detenidos en Madrid

Los integrantes de la compañía de títeres “Desde abajo”, Raúl G.P., de 34 años y Alfonso L.F. de 29 años, fueron detenidos en Madrid acusados del gravísimo delito de “enaltecimiento del terrorismo” por el fiscal de la Audiencia Nacional Noel Moreno, luego de la representación de la sátira La Bruja y Don Cristóbal.

El hecho fue motivado en circunstancias que estos artistas queriendo significar la “casa de brujas” a lo largo de la Historia (ver El Calibán y la bruja de Silvia Federici), uno de los personajes y en un pasaje concreto de la obra exhibiera un cartel en donde se leía “Gora Alka-eta” -un juego de palabras en euskera entre Al Qaeda y ETA- que puede ser traducido como “Viva Alca-eta”.

La maquinaria de distorsión y manipulación, encabezada por la caverna mediática española y el Partido Popular (PP), no se hizo esperar y sindicó el hecho destacando que la compañía teatral y su obra hacían un enaltecimiento del terrorismo mostrando un cartel en donde se leía “Gora ETA” (Viva ETA), como se pudo advertir en los diversos medios (des)informativos que responden a las directrices e intereses políticos “españochistas” o españo-derechistas.

Asimismo, la obra, que contaba con el subtítulo ‘A cada cerdo le llega su San Martín’, fue estrenada el pasado 29 de enero en la Biblioteca Social Libre Albedrío de Granada, por lo que motivó que la granadina Confederación Nacional del Trabajo (CNT) saliera en defensa de los detenidos, considerado que “la representación defiende los valores de convivencia, tolerancia y aceptación de lo diferente”. Uno de los pasajes del comunicado del referido sindicato obrero señala que “los enfrentamientos que se producen son ante representaciones de poderes que no lo aceptan”.

No obstante, lo verdaderamente escandaloso del sinsentido y la distorsión es la (sobre)reacción de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (Podemos-Ahora Madrid), quien presentó una denuncia contra los actores por “acciones ofensivas, completamente fuera de lugar en cualquier contexto y totalmente irrespetuosas con los valores de convivencia, respeto y diversidad” y cesó fulminantemente al director de Festiva, un programa cultural desarrollado en el marco de la fiesta de carnaval de la capital española.

Una actitud que, por lo demás, colisiona abiertamente con la defensa ipso facto que hizo de los actores su aliada y homóloga de Barcelona, Ada Colau, quien por su parte señaló en su cuenta Facebook que “una obra satírica y carnavalesca que puede que fuera de mal gusto, que seguro no era para niños, pero que como máximo ha sido un error de programación (y el responsable ya fue destituido por el ayuntamiento). Una torpeza no es un delito. La sátira no es un delito. En una democracia sana, en un Estado de derecho, hay que proteger toda libertad de expresión, hasta la que no nos guste, hasta la que nos moleste”.

Cabe señalar, a este respecto, que los titiriteros detenidos arriesgan una pena como mínimo de siete años de cárcel por los (graves) delitos imputados (recordemos que por semejante acusación el diputado y dirigente vasco Arnaldo Otegi lleva cinco años y medio injustamente detenido, pese al clamor de la comunidad y juristas internacionales).

Por cierto, no es la primera vez que la señora alcaldesa de Madrid cae -lamentablemente- en la trampa de las absurdas argumentaciones de la derecha cavernaria de este país, pecando de más “papista que el Papa”; una actitud que solo puede ser calificada de claudicante y obsecuente, a la que, desafortunadamente, algunos de los liderazgos “progre” de este país ya nos están acostumbrando.

Finalmente, solo resta señalar que este hecho representa un gravísimo atentado a la libertad de expresión y creación en un país en donde, claramente, sale infinitamente más caro ser trasgresor o disidente que “chorizo(1)”, recordando con ello los peores momentos de su historia reciente.

(1)  Viene del caló, del romaní gitano, una de las variantes de las lenguas gitanas.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas