Con la frente en alto

Terminó la ilusión, pero dejó una marca en el fútbol chileno, que con buen trabajo y jugadores bien elegidos se puede tener éxito ante los mejores. Alcanzó la semifinal de la Copa Libertadores y pudo llegar a la final si no se interpone el excelente Boca Juniors, con quien empató a cero, entregándose enteros por la victoria.

La “U” quedó eliminada de la Copa Libertadores en el Estadio Nacional, pero se fue con el aplauso ensordecedor, tal como ingresó a la cancha, de 45 mil espectadores, que agradecieron la entrega del plantel, luchando hasta el último minuto por la victoria y aplaudiendo su brillante actuación de más de un año en el campo internacional, con sonados éxitos en Argentina, Uruguay Brasil y Ecuador, que le permitió ganar la Copa Sudamericana, y desde luego en el plano nacional, con dos títulos.

Pero de tanto valor como los títulos, lo más trascendente, fue que demostró, como lo había anticipado Bielsa, que los futbolistas chilenos con un trabajo exigente y jugadores bien elegidos, pueden superar el mayor físico y estatura de grandes en el fútbol mundial.

Para muchos fue una verdadera revolución, con un juego básicamente defensivo, marcando a presión en todos los sectores de la cancha y recuperando el balón, saliendo en velocidad, jugando de primera. Y con espíritu de equipo.

En Chile fue casi invencible y en Sudamérica pocos pudieron ganarle. A la etapa final de la Copa llegó con un equipo agotado, con muchos lesionados a causa del gran número de encuentros.

68 jugó desde la Copa América hasta anoche, 12 en ese torneo y 11 en éste, más 43 del clausura 2011 y apertura 2012, casi 3 partidos a la semana.

En el camino el equipo se desgranó. Se fueron importantes: Marcos González, Eduardo Vargas y Gustavo Canales. Lesionados no jugaron Lorenzetti y Acevedo. Con magulladuras y tirones lo hicieron Aránguiz, Osvaldo González y José Rojas.

Además del trabajo físico, el equipo se impregnó de una mística de querer ganarlo todo, entregándolo todo. Un lema para todo el fútbol y el deporte chileno. Y que sus seleccionados están traspasando a la roja.

Nadie creía que la “U” podría remontar la derrota del 2-0 en Argentina pero se llenó el Estadio, porque el equipo había demostrado ser capaz de milagros.

Pero anoche al frente estaba Boca, cargado de historia y con el timbre del galardonado fútbol argentino. Y con un equipo, sin muchos astros, pero con sentido colectivo.

Una defensa casi impasable, con un promedio de l.84 mts. de altura y doble ancho, con dos líneas de cuatro y un arquero excelente, Orión, que anoche estuvo brillante. Además experimentados.

Desde que se inició el encuentro, jugaron a demorar el partido, con muchas caídas, lentas levantadas, tardando todo el tiempo en los saques de costado y con su director de orquesta, Juan Román Riquelme, jugando con habilidad a los atacantes, donde Mouche y Silva corrieron como nunca, hasta salir extenuados , pero causando zozobras reiteradas al excelente Johnny Herrera.

Afortunadamente la “U” tuvo a Marino, jugando uno de sus mejores partidos en Chile y a Marcelo Díaz, más Aránguiz y Mena soportando el peso del equipo. A excepción de un cabezazo de Junior Fernandes ante un centro de Díaz, que con la punta de los dedos salvó Orión, los azules crearon poco problema, aun cuando obligaron a no menos de 6 tiros de esquina.

En el segundo tiempo, los azules atacaron como en sus mejores jornadas. Sacando con rapidez desde el fondo, y de primera. Pareció que salía el gol del triunfo y podía llegar el de la igualdad.

Boca fue superado, pero no dejó su libreto y entregándose a las atajadas de Orión y los pases de Riquelme, tuvo el gol también. Un partido para el recuerdo, con dos conjuntos poderosos.

Que dejaron su marca. A la “U” no le importó entregar todas sus energías en este partido, olvidándose del próximo en el torneo local ante Colo Colo, e hizo bien. Había que ratificar su buena campaña internacional.

Y lo logró con creces, aún quedando eliminado. Pese a la pronta partida de Díaz y otros, ya aprendió la fórmula para ser protagonista en el primer plano nacional e internacional.

Y es ocasión de agradecerle, al margen de lo que ocurra ante los albos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas