¡De cracks!

Junto con rendir homenaje al ex futbolista y entrenador Edson Beiruth, y de paso reconocer el afecto y apoyo que Colo Colo le brindó no solo en su funeral, es bueno detenerse para reflexionar sobre los futbolistas de la tercera edad en Chile.

Ya hemos escrito en otras oportunidades que durante muchos años, de forma consentida por la ley, el empleador y los futbolistas profesionales, éstos no cotizaban pero se les descontaba un porcentaje de su sueldo para financiar un Fondo de Bienestar creado por el DFL n°1 de 1970. Dicho fondo, además, recibiría aportes de los clubes y del propio Estado(1).

Lo concreto, es que el Fondo de Bienestar nunca se creó y que salvo el descuento a los futbolistas nadie más hizo su contribución.

Es verdad que por un hecho natural y obvio, que no es ni desprecio ni abandono, un ex futbolista como toda figura pública, nunca tendrá el conocimiento ni la popularidad de sus años activos y la lucha contra ese aparente enemigo es uno de los procesos más duros que deben vivir quienes en su momento convivieron con la popularidad.

Sin embargo, no es menos cierto que aún en el ostracismo los ex futbolistas tienen derecho a que alguien les reconozca los años trabajados y el monto cotizado por escuálido que haya sido.

Lo que duele no es la soledad del ex futbolista. Lo que duele es el desamparo de quien fue trabajador profesional, contribuyó de buena fe para tener un fondo de bienestar y hoy no tiene derecho a ningún beneficio social propio de la mayoría de los trabajadores chilenos por mínimo que haya sido su ingreso imponible.

Nadie es responsable directo de lo ocurrido porque hay culpas compartidas. Sin embargo, la naturaleza propia del deporte y los valores que irradia una noble actividad nos obliga moralmente a reaccionar y hacer algo. Una señal, un gesto que permita demostrar que estos cracks están vigentes.

Se me ocurre que en la pretendida sociedad de garantías por la que permanentemente abogan nuestros líderes políticos y sociales hay espacio para quienes fueron los héroes de muchos chilenos.

Por ello, sugiero que en una primera etapa se otorgue pensión de gracia a todos quienes han sido seleccionados chilenos para los campeonatos mundiales de 1966 y 1974.

Una vez resuelto ese tema, trabajar por darle vida al Fondo de Bienestar que financiado con imaginación y colaboración solidaria permita atender con rigurosidad y transparencia casos graves y a los Centros de Día, nueva iniciativa gubernamental que es una casa de acogida en la que puedan estar ex futbolistas de la tercera edad y que les permita permanecer durante el día en un entorno de seguridad, cuidado, entretención y afecto.

Una tarea que se puede encausar a través de la Mutual de Ex Futbolistas, entidad liderada por los ex mundialistas del 62, quienes gozan del apoyo y la confianza suficientes para liderar estas iniciativas

Quienes nos hicieron felices con sus regates, su goles y juego bonito se alegrarán mucho si por una vez somos nosotros, los hinchas que crecimos admirándolos, los que les ofrecemos una gran jugada. ¡Sería de cracks!

(1)(http://blogs.cooperativa.cl/opinion/deportes/20120530160840/otro-aporte-de-los-mundialistas-del-62/)

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas