Requiem a Gustavo

Gustavo Lastra ha muerto  como traidor a la Patria. Así lo consigna porfiadamente la justicia chilena. Muere ausente del público reconocimiento de su lealtad a la Constitución, las Leyes y las Autoridades de la República. Muere estigmatizado con la oprobiosa imputación de haber vulnerado  el  Art. 278   del Código de Justicia Militar (conspiración para la sedición).

Todos lo sabemos. Lo sabe la opinión pública. Lo sabían ellos: las confesiones (únicas pruebas para la condena) fueron obtenidas bajo las  más bárbaras y aberrantes torturas.

La Comisión Valech  que pudo haber conducido a una profunda reflexión a  todos los estamentos políticos y sociales del país,solo generó tibias expresiones de perdón.Pero ninguna expresión de condena a los hombres e instituciones que de tan vil  manera  habían enlodado a la sociedad toda.

Cuando nuestro compañero Gustavo Lastra Saavedra allá por el año 2001 pidió a la Corte Suprema la revisión de tan ignominioso proceso, ésta  se negó amparándose en la Constitución de la República (la Constitución de  1980  que sin duda  una Asamblea Constituyente pronto abolirá) aduciendo que no la facultaba para revisar hechos acaecidos en tiempos de guerra  (Guerra  establecida por el Decreto-Ley Nº 5  del  12 de septiembre de 1973)

El Suboficial   Gustavo Lastra Saavedra  leal a las Leyes y autoridades de la República muere sin ser reivindicado. Décadas de democracia en nuestra Patria no han tenido la fuerza política y moral para restaurar los valores que la dictadura destruyera.

Nosotros, querido compañero Gustavo que compartimos, tus tormentos, tu cárcel, tu exilio y el desprecio de las autoridades judiciales, te damos el último adiós, atormentados, sabiendo  que te llevas a la tumba un dolor no mitigado.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas