El desprestigio de la eficiencia en la nueva mediocridad nacional

Metrogas y sus utilidades ha suscitado –sin buscarlo- un revuelo casi pueril en torno a las utilidades que genera.

Según los antecedentes que entrega la Comisión Nacional de Energía, Metrogas no debería tener una rentabilidad superior al 6%, medido como la Tasa de Costo de Capital (TCC). De esta manera se sub-entiende que se le permite a estas empresas rentar 6% sobre el capital empleado.

Este tipo de regulaciones provoca una serie de trastornos que van en desmedro de la eficiencia en las operaciones, exacerbando así la “herencia” de empresas estatales o monopólicas.Automáticamente, se genera el siguiente cuestionamiento ¿para qué elevar la eficiencia si luego el aparato estatal me va a sancionar por esta razón?

Por lo general, existen mecanismos de fácil implementación a la hora de mantener la rentabilidad en los niveles que a la autoridad –y al parecer, a la ciudadanía-  le agrade,y estos son aumentando los salarios de los ejecutivos, invertir en proyectos que no sean rentables, generar compras de activos excesivamente caros, contratar servicios innecesarios, etc. En ese escenario, la creatividad no ve límites.

Pero todo indica que la empresa de distribución de gas natural Metrogas, no accedió a la alternativa de la operación ineficiente,  hecho que se demuestra de plano en el último “Ranking de Eficiencia” elaborado por una empresa especializada en la materia.En dicho estudio, Metrogas obtuvo el primer lugar en eficiencia empresarial dentro de un universo de 133 empresas chilenas.

Ello se obtuvo comparando los resultados de estas 133 empresas con sus equivalentes en EE.UU., ajustando los números por sector y anatomía empresarial. El análisis está compuesto por bancos, retail, energía, minas, inmobiliarias, etc. Al comparar Metrogas con sus pares del país del norte, se pudo apreciar que la empresa obtuvo el menor gasto en “administración” como porcentaje de sus ganancias netas.

Si bien es cierto que a todos nos gustaría tener gas sin costo en casa, también lo es que, en materia de servicios básicos, todo el mundo prefiere y busca tener proveedores que sean ágiles, que presten un excelente servicio, que no presenten interrupción en la entrega y que la atención a nuestros requerimientos sea rápida, eficiente y cordial. ¿De cuántas empresas de servicios básicos -gas, agua, luz, telefonía y otras- podemos decir que lo anterior se cumple en Chile?

¿Cuál es la importancia para los consumidores que empresas de servicios tengan mucha o poca utilidad? Creo que la importancia de esa materia no debería ser mayor a que la empresa preste el servicio con la calidad que esperamos y por sobre todo, velar por que el precio que se paga por el servicio sea competitivo.

Sin embargo, sobre el escenario de la “Nueva Mediocridad”, palabras como lucro, utilidad, ganancia o rentabilidad, están muy desprestigiadas y pareciera ser mejor no utilizarlas. Da la impresiónque el nuevo ciudadano no es partidario  que se genere el excedente empresarial. Es prácticamente mal visto.

Nuevamente una pregunta ¿por qué sucede esto? ¿por qué la ciudadanía no acepta la utilidad de las compañías?

Principalmente, la respuesta se encuentra en la pérdida de la confianza. Los casos que han ocupado espacio en la prensa tales como, Cascadas, farmacias, productoras avícolas, transporte interurbano, universidades mediocres, etc. han provocado la pérdida de confianza, tema que se torna muy difícil de remontar contando pocos casos de éxito tras la puesta en marcha para recuperar la credibilidad.

Otro tema que ha empujado la confianza de los consumidores al nivel del suelo, es la extensa historia de abusos empresariales a un gran número de empleados con bajo nivel educativo.

Ejemplos de estos sobran en sectores como el retail, agrícola, construcción, minería, etc. No olvidemos que se hizo necesario imponer una “Ley de Piso” la que obliga a los dueños de un comercio a disponer de una silla o similar para que las cajeras de las tiendas pudieran sentarse durante su período de trabajo. (8 horas)

Lo anteriormente expuesto genera conductas irracionales en los sindicatos y condenas en masa a empresas que con toda legalidad generan rentabilidad para sus accionistas.

Volviendo a Metrogas, podemos apreciar en esta compañía a una empresa eficiente, rentable y que ha sido acreedora durante varios años del Premio Nacional de Satisfacción de Consumidores, razón de la calidad que imponen en sus procesos.

Si se ha violado alguna regulación en cuanto a límite máximo de rentabilidad, parece ser que la actitud más rentable para todos es cambiar la regulación para motivar la eficiencia empresarial y no condenar al “mateo del curso”.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas