Grave falla en el Mercedes Benz de las AFP

Estos días nos han querido convencer que las AFP son un Mercedes Benz y que el problema es de bencina, para poder llegar más lejos. O sea, que las bajas pensiones ocurren porque se ha ahorrado poco.

Es verdad que las AFP han rentabilizado el capital previsional. Sin embargo, los niveles de rentabilidad son dispares y engañosos, dependiendo de la base de comparación. Cálculos realistas señalan que entre 1993 y 2016 la rentabilidad media es de UF + 5,1% anual.Esa rentabilidad es normal y comparable al crecimiento económico del país. Luego, no es un logro extraordinario como se ha insinuado.De ahí que las exigencias de retorno de los fondos previsionales podrían ser mayores.

Por ejemplo, en el extremo superior, la rentabilidad de las inversiones de algunos chilenos hancrecido a niveles de UF + 40% anual, dejando en evidencia una brecha de rentabilidad significativa. Ejemplo de ello es que diez compatriotas figuran en el ranking de FORBES entre los más ricos del mundo, acumulando una fortuna avaluada en 29 mil millones de dólares. Bien por ellos.

La brecha de rentabilidad, entre los fondos de pensiones y la de avezados inversionistas, indica que los retornos logrados por las AFP son modestos. Asumiendo que las rentabilidades de unos y otros son legítimas, cabe preguntarse, ¿por qué las AFP no consiguen mayores retornos en la administración de los fondos previsionales de los chilenos?

El decreto Ley 3.500 de 1980, que creó a las AFP, estableció el ámbito de operación de éstas, exclusivamente, en el mercado de capitales. Esto significa que a las AFP se les limitó el ámbito de operación para cumplir su función social de rentabilizar el capital de los ahorrantes previsionales.

Consecuentemente, las AFP fueron obligadas a operar en mercados altamente volátiles y especulativos, donde se gana y se pierde. Prueba de ello son las grandes pérdidas que asumieron en la crisis sub-prime de 2008, independiente de su recuperación posterior.

La condición natural de los mercados de capitales es su inestabilidad. Luego cuando éstos se derrumban, como tantas veces ha ocurrido en la historia, las AFP tienen escasas alternativas para refugiar y proteger el patrimonio previsional administrado.En cambio, los inversionistas privados sí disponen de medios para refugiarse ante tormentas financieras y crisis de rentabilidad.

Los creadoresde las AFP no permitieron que éstas invirtieran en activos que son esenciales en el portafolio de cualquier inversionista, y que en situaciones de crisis económica, son el más efectivo refugio ante los riesgos de pérdida de valor. Así fue como a las AFP se impidió participar del negocio inmobiliario, quedando al margen de la plusvalía de la tierra, una de las principales fuentes de rentabilidad en las últimas décadas en Chile.Esto explica las modestas rentabilidades delos fondos previsionales.

Para dimensionar el impacto de dicha exclusión, cabe señalar que en 36 años de vigencia de las AFP, la rentabilidad de inversiones inmobiliarias, por el cambio de uso de los suelos agrícolas a urbanos, excede de UF + 17% anual.

Entonces, mientras a las AFP se les privó de participar en uno de los negocios más lucrativos de la economía, otros inversionistas aprovecharon los excedentes obtenidos en los mercados de capitales para reinvertirlos en negocios inmobiliarios, potenciando y asegurando su riqueza económica.

Si el presente de las AFP está seriamente cuestionado, el futuro es incierto, toda vez que la economía mundial resiente una crisis estructural de rentabilidad que impactará la evolución de los fondos previsionales. La existencia de tasas negativas en los bancos suizos, los más seguros del mundo, son un mal presagio en este sentido.

Entonces, el problema a resolver se torna más complejo. No sólo se trata de fortalecer el pilar solidario, sino también de contemplar mecanismos de protección ante eventuales pérdidas de rentabilidad en los mercados de capitales, diversificando la inversión de los actuales fondos en mercados más estables.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas