¿Será la nueva forma de generar empleo?

Hace unos días mientras iba en un Uber, aunque también podría haber sido un Cabify, pensaba en todo lo que me hubiese costado tomar un taxi a esa hora. El lugar en particular, sumado a la distancia que era menor a 3 kilómetros, en otros tiempos, hubiese convertido esa tarea en algo imposible, o en el mejor de los casos, en algo poco grato.

Conversando con el conductor, me contaba que si bien no todo era color de rosa, él agradecía estar en estos tiempos, pues desde que han surgido aplicaciones como Cabify, Uber o AirBnB y muchas otras, nuestra vida ya no es la misma, y se puede decir con total seguridad, que es bastante mas simple para algunos, y fuente de ingresos para otros.

Desde hace unos años, se viene hablando con fuerza del concepto económico tras estas aplicaciones, la llamada “Economía Colaborativa”, que en términos sencillos, es un intercambio, donde una parte tiene una necesidad, y son principlamente personas y no empresas, las que dan el servicio que la satisface.

Seguramente, cuando pedimos un Uber o Cabify, no le damos mucha importancia al hecho, que es una persona que utiliza esta aplicación para trabajar, la que nos da el servicio, y no la empresa, pues en la práctica no hay ningún tipo de contrato, lo que tiene un contrapunto laboral importante, que les comentaré en otra oportunidad.

Si hoy estamos hablando de Economía Colaborativa, es porque este nuevo paradigma económico, mueve cada vez cifras mas importantes, y como muchos visualizamos, junto con la Inteligencia Artificial, van a  transformar la economía, tal como la conocemos.

Pues si bien en el año 2014 la consultora PwC preveía que en el año 2025 el consumo colaborativo alcanzaría los 335.000 millones de dólares, esas proyecciones ya se están actualizando al alza.

Por otro lado, la cuarta revolución industrial, impulsada principalmente por Alemania, que promueve el uso exclusivo de tecnología en las industrias de aquí al año 2021, es decir, con Inteligencia Artificial que opere maquinarias y resuelva problemas autónomamente, ya no se va requerir participación masiva de humanos en esa labores.

Por esa razón,  es que cada vez tomamos más en serio las proyecciones de los investigadores del Foro Económico Mundial de Davos, que nos dicen que se perderán 5 millones de puestos de trabajo de operarios y también de profesionales a nivel mundial en 4 años más, los cuales no se volverán a recuperar. Por eso toma importancia, el que se estén generando mas empleos gracias a la Economía Colaborativa.

Este nuevo paradigma colaborativo, trae consigo otros beneficios, pues está lentamente transformando nuestra forma de ver y realizar las cosas, estamos siendo impulsados a dejar de ser simplemente consumidores, y convertirnos en productores o generadores de servicios, permitiendo tener ingresos extras, y de esa forma, que otros paguen menos.

En otros casos, esto nos permite bajar nuestro nivel de consumo, compartiendo objetos como el auto, herramientas, incluso libros, lo que lentamente va generando una nueva forma de ver la sociedad.

El convertirnos en productores o generadores de servicio, a diferencia del capitalismo tradicional, tiene otra motivación, pues si bien es de inspiración liberal ya que confía mas en el ser humano que en las instituciones, tiene una marcada vertiente de colaboración e igualdad. Esto último, nos lleva a pensar con optimismo, que las actuales generaciones que algunos ven tan individualistas, y que son las que están impulsando con fuerza esta nueva economía, no lo son tanto, sino mas bien que buscan nuevas soluciones, tal como las buscaron generaciones anteriores.

Chile no está al margen de esta nueva corriente, y ya han surgido negocios que están orientados a esta nueva forma de consumo, hay ejemplos como Broota en Crowdfunding o Cumplo en microcréditos, Mercado Colaborativo en Marketing y Ventas Colaborativas, y Prilov con compra y venta de ropa usada.

Sin duda, todavía hay mucho que hacer, como adaptar los negocios tradicionales a esta nueva modalidad, y tareas ambiciosas como tener comunas y ciudades colaborativas, como ya se están desarrollando en Europa, que también pueden generar mas puestos de trabajo.

Para finalizar, piensen cómo se han ido facilitando nuestras vidas gracias a la Economía Colaborativa, el cómo pueden seguir siendo aun más simples y humanas, gracias a la mayor libertad de opciones que nos dan, y el cómo están dando la oportunidad de trabajar a miles de personas hoy, y quien sabe cuantas más en el futuro. Piensen además, que quizás estamos viviendo un cambio importante, uno que va a transformar nuestras vidas y las de las futuras generaciones, su forma de educarse y de generar ingresos, y del que muy probablemente, ni siquiera nos estamos damos cuenta.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas