Patagonia en llamas

Poco más de 12.000 hectáreas según CONAF, más de 20.000 según los cálculos hechos por el alcalde de Cochrane.La situación de los incendios que acechan a la sureña ciudad no hace más que agravarse con el paso de los días. 

La desesperación de las autoridades y habitantes de la zona es tal, que el jefe comunal ha solicitado ayuda internacional para enfrentar la emergencia. Esto, ya que de acuerdo al alcalde, los medios actualmente dispuestos son claramente insuficientes para detener el avance del fuego. 

El alcalde tiene razón en su desesperación ante un incendio que consume y quema nuestra Patagonia. 

Lamentablemente, las perspectivas no son buenas en medio de un contexto de cambio climático y con un verano que ha tenido registros históricos de altas temperaturas, donde en Coyhaique se llegó a 35.7°C, mientras que en Cochrane se registró 36.1°C, superando el récord de 35.0°C de enero de 2013. 

Así, las cosas, si hasta hace un tiempo era la zona central la que parecía ser la víctima predilecta de los siniestros, ahora las llamas se distribuyen por extensa zonas del país, llegando hasta el corazón mismo de la Patagonia. 

Los antecedentes y la alarma entre la comunidad de Aysén son comprensibles, ya que los siniestros en la región superan en un 22.000 % a los registrados en la pasada temporada y en un 1.600 % a los incendios de los últimos cinco años.  

Es importante tener en cuenta que los bosques de Aysén cubren casi cinco millones de hectáreas, una de las más extensas del Cono Sur.

Y es ahí en donde, de acuerdo a un reciente estudio liderado por las universidades de Chile y de Aysén, la temperatura mínima de algunos de sus bosques ha aumentado en cinco grados durante la última década.

Las consecuencias directas de esta alteración es un alza en el número de insectos y plagas, además de mayor vulnerabilidad frente a eventos de clima extremos.   

La nueva bencina de los incendios en el país es el cambio climático. Por eso resulta indispensable tomar de manera urgente todas las medidas necesarias que ayuden a aminorar los efectos de este nuevo escenario. 

Un informe del 2015 señala que Chile fue uno de los diez países más afectados por los efectos del cambio climático. 

El asunto es de tal magnitud que ya no hay tiempo que perder. Es necesario tomar todas las medidas necesarias para aminorar los peligros de este nuevo escenario. Salvar la vida de las personas es prioritario y debe invertirse lo que sea necesario para resguardar la integridad de nuestros compatriotas ante estas nuevas amenazas que nos acechan. 

El gobierno tiene una enorme responsabilidad y no puede entregar un discurso de compromiso medioambiental y, al mismo tiempo, no decir nada a la explotación con tronaduras del carbón que va a parar a las zonas de sacrificio ni esconder que el 40 % de nuestra matriz eléctrica se la debemos al carbón. 

Esperamos una voz clara y decidida por parte del Presidente Piñera y la ministra de Medio Ambiente.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Columnas recientes
Columnistas