El martirio venezolano

Con la propuesta bolivariana chavista se abría una solución libertaria y democrática para Venezuela, cuyos grupos dirigentes cayeron en corrupción y descomposición directiva. Al matricularse el chavismo en una propuesta socialista-comunista con apoyo y asesoría de Cuba en lo político e ideológico despertó la reacción tanto de los estratos más pudientes venezolanos como del así dicho imperialismo estadounidense que se aliaron para hacer fracasar esa perspectiva, lanzando a todo el proceso en la dicotomía “yanqui-comunista” que creíamos superada.

Chávez manejó el proceso con alguna amplitud que le permitió hacer frente a la crisis dicotómica planteada, con un bloqueo económico enorme. Llevó la promoción popular, la educación, la vivienda, la salud y muchos otros bienes socio-culturales a un desarrollo nunca visto en Venezuela. Maduro al endurecer las posiciones, según él, bolivarianas-socialistas, lanzó al proceso socio-antrópico a un enfrentamiento capitalista-comunista sin salida.

Hemos visto como procesos inicialmente populares, ganados en las urnas han devenido en gobiernos fascistas, autoritarios inconsultos en sus decisiones una vez elegidos. Uno no ganado en las urnas, pero de inicio popular terminó en masacre como fue la Revolución francesa con más de 500.000 muertos con un régimen terrorista de Estado, conocido como tal, El Terror.

La Revolución rusa y el advenimiento de la Unión Soviética costó más de 15 millones de muertos especialmente bajo Stalin y su régimen fascista-comunista.

Hitler llegó al poder por las urnas, todo fue democrático, se  apoderó del partido Nacional-Socialista y lo transformó en uno fascista causándole a la humanidad 60 millones de muertos y un holocausto de 6 millones de judíos, gitanos, disidentes y otros.

El comunismo real ha funcionado así, Mao en China en su revolución con decenas de millones de muertos y posteriormente la tiranía del partido comunista. En Cuba no hubo tantos muertos pero la tiranía del partido dura hasta hoy.

Es contradictorio porque según el materialismo dialéctico el partido es instrumental transitorio que debe desaparecer cuanto el pueblo se hace cargo del país. El Estado de todos, que es la organización de su bien común conduce el desarrollo orgánico de esa nación.

Nada de eso ocurre y vemos que en esos Estados las oligarquías económicas o políticas fueron reemplazadas por el gobierno no menos oligarca del partido.

Si así plantea la situación Maduro, es decir, habrá Venezuela bolivariana-socialista, según su concepción, dirigida por él y los militares afines o no habrá Venezuela.

La situación no tiene arreglo; el diálogo es imposible, por mucho que el proceso de llegada al poder haya sido incuestionablemente democrático, pero ese no es el problema no es la llegada al poder sino lo que hace con el poder adquirido y la forma en que lo hace.

La reacción de la dirigencia de EEUU, que quiere el petróleo de Venezuela al precio más bajo y hundir toda posibilidad de socialismo en América plantea un bloqueo económico que le causa a Venezuela más de 30 mil millones de dólares de pérdida y se alía con oligarcas venezolanos para causar el desabastecimiento tanto de mercancías como de fármacos o implementos en salud y crea así una situación carencial de alimentos y medicinas gravísima, constituye la otra barricada desde la cual todo diálogo es imposible. Habrá Venezuela capitalista al servicio de EEUU o no habrá Venezuela.

La situación entre EEUU y Venezuela es ininteligible. EEUU compra más del 80% del petróleo venezolano. Si quiere hundir al gobierno de Venezuela, en vez de amenazar con invasión miliar, basta que reduzca la compra a la mitad, ya que EEUU tiene 10 veces más petróleo.

Maduro dice que él no está en desacuerdo con la compra de petróleo porque es el pueblo estadounidense que lo hace, sino con el imperialismo yanqui que pretende invadir Venezuela. Esta es una disociación esquizofrénica.

El imperialismo ha funcionado más por lo económico que por lo político. También es curioso que Maduro plantee que es el imperialismo aliado con la oligarquía venezolana la que está causando la crisis humanitaria de Venezuela cuando él sabía que si planteaba las cosas como lo hizo, esta crisis humanitaria se iba a producir de todos modos.

Entonces ¿por qué no previó esta crisis y planteó otra forma de manejo del poder más plural? Conocemos un caso igual con el Gobierno de la UP, ¿por qué Allende no hizo un Gobierno de coalición con la DC, y otras fuerzas de centro, siendo que sabía que el desabastecimiento y Golpe venían?

Con Guaidó no descartando la invasión militar, aliado con EEUU u otro país americano, las cosas van por el mismo camino. Debe aprovechar las declaraciones del Grupo de Lima y de la Unión Europea, partidarios de la vía pacífica. Mahatma Gandhi por esa vía liberó India de la dominación inglesa.

No cabe duda que Venezuela debe solucionar el problema de Venezuela. Veo en Guaidó y todo este movimiento con respaldo constitucional un elemento capital para recuperar a Venezuela, pero hay que recuperar primero la realidad de la totalidad del pueblo venezolano y las fuerzas con que se cuenta.

Lo mismo le sucede a Maduro cuando dice que representa al pueblo venezolano ya que la votación última le favoreció con algo más de 6 millones de votos, pero Venezuela tiene 32 millones de ciudadanos de los cuales 21 millones votan y 3,5 millones están en el exilio y otros 5 o más millones sufren gravemente en Venezuela ¿de qué pueblo habla?

El imperialismo de EEUU es bastante menos poderoso que hace 20 años. Le salió al paso China y la Comunidad Europea que le hacen el peso económico y lo superan en población y trascendencia cultural. Pero también está Rusia, India, Japón, Alemania y Brasil que emerge y ya EEUU no es el único que manda.

Creo que internacionalmente Guaidó debe acercarse a las posiciones del Grupo de Lima y a las de la Comunidad Europea e internamente mirar más a Gandhi. Hay que crear otro polo distinto a la dicotomía capitalista-socialista.

Guaidó dice que no quiere ideologizar la situación, parece ignorar que esa posición es ideológica. La ideología que es la religión del laico implica una visión y una valoración de mundo. No se puede atacar o criticar una ideología, una valoración, sin tener otra; la matemática no puede atacar a la democracia o ser azul.

Lo que él no quiere es una Venezuela socialista, pero al excluir una ideología está siendo igualmente fascista que Maduro. Lo contrario a fascismo es el respeto a la pluralidad ideológica o religiosa y eso se llama pluralismo.

La solución al problema venezolano pasa por concordar como y sobre qué fundamento se construye una Venezuela plural respetuosa de religiones e ideologías, y ese respeto incluye la realización tanto del socialismo como del capitalismo, si así lo quiere el pueblo.

Las social-democracias creyeron poder hacerlo, pero fueron arrasadas por el capitalismo neoliberal, traicionando todo atisbo de socialismo, como sucede en Chile, donde la educación, salud, previsión, servicios críticos son considerados aún por el Presidente como bienes mercantiles, regulados por el mercado capitalista, cometiendo un error de concepto y valoración, y por lo tanto ideológico, inconmensurable.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas