Nuevo fracaso

La opinión del ministro de Justicia en relación a detener el proceso de las cárceles concesionadas va por el camino correcto. Lo que en un momento se creyó sería una muy buena alternativa para lidiar con el mundo de los privados de libertad, con el tiempo se evidenció que fue para enriquecer a los dueños de las cárceles privadas, hundiendo en un abismo mucho más profundo a quienes las habitan.

Entre los internos que ocupan esas megas estructuras la violencia ha aumentado así como las muertes por suicidios dejando de manifiesto el fracaso de dicho proyecto.

Por otra parte, no existe un propósito rehabilitador, tampoco hay preocupación por el tema pos- condena, generando por lo mismo una reincidencia bárbara, quizás superior a los porcentajes descomunales que ya ostentan las cárceles estatales.

La gran masa de los delincuentes comunes egresan y regresan por carecer de las herramientas más básicas que les permitan insertase una vez alcanzada la libertad. Cifras y estadísticas frías y sesgadas tienen la primacía sobre un tratamiento e intervención que impacte profundamente la dinámica que conduce al encuentro consigo mismo, hacia la luz y esperanza de atreverse a encontrar nuevos horizontes para sus vidas tan quebrantadas, aplastadas y maltratadas.

La oposición del Ministro Larraín, creo yo, a nuevas concesiones de cárceles no sólo se debe a la mala gestión y manifiesta desprolijidad en favor de la recuperación e inserción social, familiar y laboral de los internos, sino, entre otras cosas, al altísimo índice de reincidencia que exhiben.

Sin embargo, no me cabe duda que lo que más interpela a esa decisión es su espíritu humanitario y de hombre creyente que lo ha llevado a indagar metodologías eficientes y modernas que beneficien significativamente y brinden auténticas oportunidades a todos quienes han cometido delito.

En ese sentido es sabido y avalan las estadísticas del mundo entero que las cárceles, cualquiera sea el sistema que apliquen, no consiguen el objetivo deseado como lo hacen instituciones como la Fundación Paternitas que tiene un récord de más de 70% de inserción real. Ahí está el verdadero combate a la delincuencia y seguridad ciudadana.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas