¿Ajustes o despidos injustificados?

Cuando comienza un nuevo gobierno, todos entendemos que es necesario que las autoridades entrantes estructuren sus equipos directos y realicen cambios en los cargos de confianza política, porque así esta descrito en la ley; pero cuando se termina de instalar la nueva administración y ya todos pensamos que estos cambios habían concluido, reaparece en los servicios públicos una “oleada” de despidos con claras notas de sesgo político e injusticia.

Por ejemplo, es el caso de INDAP Los Ríos, institución en la cual 14 funcionarios, algunos con más de 15 y 20 años de servicio, fueron despedidos arbitrariamente y sin razón el pasado miércoles.

Hace más de 20 años que volvió la democracia a nuestro país, y no es posible, quizás, que por pensar distinto o porque conviene, se siga persiguiendo y despidiendo a funcionarios que han cumplido de buena forma su labor, teniendo buenas calificaciones, y no siendo parte de un proceso de investigación administrativa que fundamente su desvinculación.

El Gobierno no puede seguir abriendo espacios a sus operadores o apoyar compromisos políticos a costa de despedir a funcionarios con una larga trayectoria en el servicio público. Esto no puede seguir así. Los funcionarios no pueden ni deben trabajar con incertidumbre y miedo de perder el sustento familiar y ver truncadas sus carreras funcionarias.

El costo de capacitar, institucionalizar y preparar profesionales o administrativos para cumplir con una tarea que requiere profundo conocimiento de cómo funciona el sector público, y como con las restricciones normativas que los rigen, pueden y deben cumplir con eficiencia el rol subsidiario, promotor o fiscalizador para el cual fueron creados.

Actuar de otra manera es frenar la potencialidad de los servicios y en las preocupantes tasas de desempleo que hoy tenemos, es un despropósito despedir profesionales que están en plena capacidad, cuestión que la región no se puede permitir. 

Para quienes buscamos el desarrollo regional y el buen desempeño de las instituciones, no es en absoluto justificable esta nueva “ola” de despidos y espero sinceramente que esta mala práctica se termine cada vez que ocurra un cambio de gobierno, el que sea, porque las regiones necesitan cuidar a sus mejores cuadros y personas.

Espero que esta injusticia no continúe y se devuelvan los espacios que legítimamente se han ganado personas de calidad y con compromiso regional. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas