Bolsonaro y la inconsecuencia del gobierno

Vemos al gobierno insistir en que tiene una agenda con enfoque de género, de derecho e inclusión a diversas banderas de lucha como la causa mapuche. Sin embargo, su discurso y acciones públicas están muy lejos de esta agenda.

Podemos dar un sin número de ejemplos donde el gobierno se ha disparado en los pies, empezando por su nula empatía durante el 8 de marzo y el movimiento feminista.

Hoy, lo vemos recibiendo a un presidente, que representa a la ultraderecha conservadora y religiosa que se opone al avance en derechos de los grupos más excluidos y violentados en nuestras sociedades.

Un gobierno bajo sospecha de haber participado en el asesinato de la activista y concejal afro y lesbiana Marielle Franco. Porque no hay temor en afirmar hoy en día que a Marielle la mató la ultra derecha, aquella que aviva y vibra con los discursos de odio, la intolerancia y la desidia.

La misma que quiere pasar colada en Chile en un conglomerado político que no condena enérgicamente ninguno de estos discursos, cuyas señales ante el aumento de los crímenes de odio contra la comunidad LGTB se traducen simplemente en conformar una mesa de trabajo con la Subsecretaría de prevención del delito.

Sin embargo, su posible mérito queda en nada frente a la inconsecuencia de estrechar las manos de quien ha dicho “que prefiere a su hijo muerto antes que gay”, los mismos discursos que de antaño hemos tenido que soportar lesbianas, gays y trans.

Las políticas públicas parecen un chiste si por dentro se invita a reuniones para crear alianzas, haciendo totalmente contrario que una espera de un Estado: la protección de todos los ciudadanos en igualdad de condiciones. 

Las agresiones contra la comunidad LGTB en Chile siguen en aumento, Valparaíso es la ciudad con más denuncias de ataques y desde Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio hemos alertado esta situación hace tiempo.

Según la encuesta Ser Lesbiana en Chile, el 75 por ciento de las lesbianas, dice que donde más reciben discriminación es en el espacio público.

Esto toca en mayor medida a aquellas que tienen una expresión de género que no está dentro de los parámetros y estructuras de una sociedad que recién se abre a la diferencia.

Los ataques a lesbianas, gays y trans no son hechos aislados,son situaciones que nos atemorizan y hacen estar en la violencia del closet, que nos hacen revivir las más oscuras dictaduras en las cuales tener una ideología distinta, era motivo de asesinato y desapariciones

Las instituciones parecen no comprender que los discursos de odio, son los principales causantes de esta arremetida de los fundamentalismos que atacan a las disidencias y precisamente Bolsonaro representa a aquellos sectores que quieren imponer creencias y prejuicios a través de términos inventados como “ideología de género” que nos quieren obligar a escondernos. 

Por eso, Bolsonaro representa el avance del fascismo, de las ideas ultra derechistas que violentan a la disidencia, a todo lo que esté fuera de una mirada de mundo que hace mucho tiempo quedó en el pasado, en otra visión que ya no se ajusta a los tiempos presentes y venideros.

Consecuencia en lo que se dice y hace, es lo mínimo para lograr la confianza en un gobierno con nula credibilidad y cada vez más bajo respaldo.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas