Chile incongruente

Somos un país de contradicciones. No hay que ser muy agudo para descubrir nuestras incongruencias las que se dan en los más diversos ámbitos. Haremos una corta bitácora con algunas, los lectores podrían agregar otras más. Su construcción no es simplemente un ejercicio, sino que sirve para reconocer un aspecto importante de nuestra cultura. 

Dictadura, si es de derecha, democracia popular, si es de izquierda. Que fantástico es escuchar esta incongruencia este último tiempo cuando se ha estado debatiendo en torno a los derechos humanos. Derechos que bajo ninguna condición y justificación pueden ser transgredidos. Hay sectores de nuestra sociedad que justifican entre otros a Corea del Norte, Venezuela y Cuba, pero repudian a la dictadura militar en nuestro país que incluso la sufrieron.  

Capitalista en las ganancias y socialista en las pérdidas. Esta máxima muy propia de nuestro empresariado y que quedó en evidencia con la crisis de los Bancos en 1982, ahora se revive con la producción agrícola de la remolacha en Linares.

De inmediato se pide al Estado que salga en su salvataje. Vienen también al recuerdo los comentarios de éstos cuando baja mucho el dólar. En definitiva, frente a las ganancias excesivas con un dólar alto callan y están felices, pero si está bajo la línea de conveniencia, de inmediato piden que el Estado salga a socorrerlos interviniendo en el mercado. 

Libre Mercado cuando nos ven y colusión si no nos ven. Hemos conocido en nuestro país esta práctica en muchas empresas. Por un lado, defienden a ultranza el mercado y con mínima o nula regulación de parte del Estado, pero cuando pueden se coluden entre sí. No han sido pocas las empresas que han caído en esta práctica que afecta seriamente al consumidor. 

Justicia para los otros e injusticia para los propios. Quedó en evidencia con en el tema de las platas políticas, donde diversos sectores sostenían un actuar político de la justicia y en particular del Ministerio Público, cuando los afectaba a ellos y aplaudían si afectaban al contrario. Como en el caso Soquimich, los mismos que ayer consideraban al organismo actuando políticamente, ahora lo aplauden, y los que ayer lo aplaudían, ahora incluso acusan al Fiscal Nacional por haber llegado a un acuerdo judicial. Cuestionan la detención de Lula en Brasil y valoran todo lo que hace la misma justicia en el resto del escándalo Odebrecht. 

Defensa de los Derechos humanos y también de la contaminación. Por una parte, se dice defender los derechos humanos y por otra se permite contaminar a una población afectándola seriamente en su vida y salud, como los casos de Quintero y Puchuncaví.

Los mismos que dicen velar por el interés de las personas y su dignidad, como en el caso el Gobierno anterior, no realizan las gestiones para terminar con la contaminación, sino que solo procuran bajar la polución, lo que iba contra la ley. Así lo señaló el contralor Bermúdez, al dar razones por la que no fue visada por esa repartición.

Defensa de la vida animal, y asesinato por aborto. Que mayor incongruencia, los mismos que defienden la vida animal en todas sus formas y circunstancias, aceptan la muerte de niños por nacer. En un caso se procura justamente toda la defensa posible si es animal, pero por otro lado creen válido abortar la vida de un ser humano por nacer. 

Defensa de la educación pública y destrucción de la misma. Es inverosímil constatar que quienes predican y proclaman la defensa de la educación pública, año a año hacen huelgas y tomas que destruyen y roban mobiliarios y material educativos, logrando con ello que la comunidad escolar huya hacia los establecimientos subvencionados o privados. ¿Donde está su real interés en la educación pública? Parecen ser verdaderos caballos de Troya. 

Colegio de profesores o sindicato de profesores. Esta es la confusión permanente de esta repartición gremial. En el paisaje anual siempre tenemos alguna huelga de profesores. Aún cuando sus condiciones han sido mejoradas ostensiblemente, se siguen preocupando más de su reivindicación que efectivamente mejorar la calidad docente. 

El Cura Gatica que predica, pero no practica. La experiencia vivida por nuestra Iglesia Chilena que predica la defensa de la vida y la dignidad humana, pero cae en el oprobio de destruir esa dignidad y generar signos de muerte a través de la cultura del abuso de poder, de conciencia y sexual como lo ha señalado el mismo Papa Francisco. 

Les invito a seguir completando nuestras incoherencias.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas