El capitalismo en marcha

Al hacer un recorrido  de la política chilena en los últimos 50 años hay algunos temas que se reiteran a través de los Gobiernos, los Partidos políticos, los liderazgos personales y las motivaciones de la ciudadanía o chileno (a) organizado o independiente de cualquiera profesión o trabajo.

Aceptando un error en una enumeración personal diría que la competencia ideológica entre el capitalismo, la social democracia y el comunitarismo, es claramente lo más profundo  y permanente.   A partir de 1973 debe señalarse a la participación de las Fuerzas Armadas en el Gobierno en un modelo dictatorial  de largo alcance y con profundas transformaciones. 

Creo  que el desarrollo científico y la repercusión sobre la vida personal y colectiva es más bien el futuro que se pronostica donde su conciliación o su tradición será vital  para que la sociedad y la propia raza humana no sea arrasada genéticamente o reemplazada por el adelanto robótico. 

Creo que hay que reconocer el trabajo que ha hecho el Senado en esta materia. Dada la diaria crítica a esta Institución es legítimo declararlo.

Creo que la participación de las redes sociales, como se llama ahora a la promoción popular,es un hecho  concreto. Además la notoriedad de los movimientos feministas es algo que tendrá una fuerza transformadora inimaginable.

Pero creo, sinceramente, que el gran debate a través de los años ha sido la concentración del poder económico, la tremenda desigualdad que ello genera y la controversia cuando se regulariza hasta llegar a niveles ilícitos

En los últimos días  se han hecho públicas cifras que justifican nuestra crítica al modelo que vive Chile, especialmente durante los años de Gobierno de Derecha desde 1973 hasta hoy.

Las cifras no necesitan adjetivación para el modelo como una real plutocracia concentrada casi familiarmente y sus consecuencias pueden provocar reacciones no deseadas. 

En una nota anterior señalé que al comparar el rango del patrimonio hoy en Chile significa 1x400.  Es decir, los 10 más ricos ganan el un año los  que los ciudadanos de menor ingreso ganan en 300 a 400 años. Esta diferencia se agranda si se compara  “el ingreso mensual más alto con el del ingreso más bajo (cifras publicadas).

Ya desde el nacimiento de la Falange, la DC y otros partidos progresistas asentaban sus programas a la reducción de esta desigualdad y hoy es una conclusión  que obliga a la unidad desde la centro-izquierda. Agrego que esto es responsabilidad de todos.  Para los cristianos  es una tarea ineludible y un deber ético.

Estas cifras son “Ad Homine”, es decir proporcionadas por fuentes que provienen de los  incumbentes.

Nadie podría discutir su validez.  Nadie podría ser  tildado de terrorista o agresivo si buscamos terminamos o disminuimos  sustancialmente una diferencia tan abismante o aberrante.

Los que entramos a la política para cambiar el mundo para que sea más justo, tenemos aún pendiente nuestra tarea.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas